jueves, 7 de junio de 2018

SWEDISH FUNK CONNECTION “1987” 2018 REVIEW






Tracklist

01 - This love will last forever
02 - Lucky
03 - Out of my way
04 - Stay with me
05 - To much money
06 - Somewhere somehow
07 - Life is beautiful
08 - Love is such a beautiful thing
09 - Stay away from the dark
10 - Million reasons

Band

Christer Lärk (vocals)
Peder Jonsson (drums)
Peter Johansson (keyboards)
Mats Johansson (guitar)
Berra Holmgren (bass) 


“A diamond of great purity. Like a travel in time, back to the 80´s”



Sinceramente no sé como describiros lo que vais a descubrir sin hacer un “spoiler” antes y es que no puedo mantener la intriga por mucho tiempo ya que si me vierais la cara sabríais si me ha gustado o no en un momento ya que como dicen que es el reflejo del alma, seríais capaces de adivinarlo fácilmente.

Es una banda que aunque sea su primer disco nacieron como banda de covers que tocaban funk y soul pero que sin dejar de lado ese estilo ha evolucionado hacia el AOR con tintes pop y todo enfocado a los 80 como así declaran en su título y que consiguen sobremanera como podréis observar los privilegiados que tengáis la oportunidad de llevároslo a vuestro oído. No demoro más mi reseña y empiezo con ella a la mayor brevedad posible.

Ufff mi vello se ha erizado sobremanera nada más han empezado a sonar los primeros acordes de “This love will last forever” en donde la melodía es capaz de atravesar la placenta y llegar al feto para sumirlo en un mar de sensaciones que hace que comience a agitar sus extremidades y eso se refleje en la pared del útero materno. Busco este símil tan precioso para aquellos que somos padres porque es la belleza reflejada en canción donde se mezcla todo lo que pedimos a un tema de puro AOR que consigue emocionarnos a pesar de haber estrujado multitud de discos pero siempre llega uno que nos hace reaccionar y ver que hay espacio para la sorpresa. 

Cambian de tercio sin dejar aparcada la calidad para dar un tema más poppy que el anterior con toques funky que hace honor a su nombre y nos hace rememorar los 80 en su total plenitud para los que hemos sido afortunados de vivirlos y poder disfrutarlos. “Lucky” tiene esas reminiscencias a temas que sonaron en las radiofórmulas de entonces una y otra vez y hubiera sido carne de MTV si hubiera sido publicada entonces. Siempre es bueno esta mezcolanza de estilos que dotan de una riqueza profusa al conjunto y hacen que su estatus aumente situándolo entre los grandes álbumes de este año.

Llegamos a un tema compuesto por un icono de la época de la que estamos hablando y no es otro que Michael Learns to Rock. “Out of my way” es un medio tiempo con aire americano que pudiera haber sido incluido en multitud de películas de aquella época sin dudarlo y que desprende esa sensación de madurez y cuerpo como el que van cogiendo los quesos en sus cámaras con el paso del tiempo, dotándolos de sobriedad y carácter que hace que cuando entran en nuestro paladar su gusto nos acompaña varias horas. Eso es lo que ha pasado con este disco en mi caso, que lleva una semana entera sin parar de sonar para poder macerar en mi interior todo lo que me han aportado y poder describíroslo como estoy haciendo.





Qué sensación de paz interior me provocan los primeros acordes de “Stay with me” y es que el tufo a TOTO es notable y eso son palabras mayores y ciertamente consiguen que en mi cerebro broten nuevas sinapsis neuronales que estaban ocultas y me dejen percibir semejante belleza. La descripción para este tema es que roza la matrícula de honor. Cada pieza del engranaje de los relojes de la portada está puesta con la máxima destreza y precisión y eso redunda en que cuando la maquinaria se pone en marcha todo cobre sentido y cada nota nos haga percibir un cúmulo de sensaciones que teníamos apagadas desde hace tiempo. Temazo.

Como ese mago que intenta abducirnos y así tomar el poder de nuestra mente para poder campar a sus anchas, así nos introducen “To much money” que se me asemeja a alguna canción de Pride of Lions en su ejecución aunque el estribillo varía algo. Aún con ello la profusión de teclados es escandalosa y Christer sin forzar en demasía nos da una lección de clase y de cómo cuando las cosas se hacen como es debido se puede disfrutar de la música en su plenitud. 

Y vuelvo a sentir otro orgasmo musical con “Somewhere somehow” en donde TOTO vuelve a asomar mezclado con Work Of Art y con ello poco más os tengo que decir ya que son dos de mis bandas de cabecera. El simple sonido cuando lo escuchéis va a hacer que os tengáis que recostar en el sillón y colgar el cartel de no molestar en el pomo de la puerta ya que nada puede interrumpir el gozo y esa sensación a flor de piel que os va a dejar. Todo un himno al AOR que demuestra que no hace falta grandes estridencias ni velocidades endiabladas, simplemente con una buena composición y una ejecución exquisita me ganan y no me queda más que ponerme de rodillas y agradecer a Dios dejarme disfrutar de estos placeres terrenales.

Y no nos alejamos mucho de WOA con “Life is beautiful” que cualquier gran banda de AOR de la época hubiera firmado con los ojos cerrados. No se puede ejecutar mejor una canción y hacer que recorra nuestro torrente sanguíneo esquivando todos los obstáculos y dotando de glóbulos rojos y por ende del oxígeno que transporta a nuestros pulmones para que estos se expandan y nos permitan con una apertura de nuestra pituitaria descubrir olores que desatan nuestros más ancestrales instintos que nos llevan a poder sonreír de la misma forma que un bebé inocente lo hace sin la más mínima malicia. Es la música que puede que suene en el jardín del Edén mientras toda la belleza del lugar nos hace poner los ojos como platos.

Para la siguiente han contado con nada menos que Peter Friestedt a la guitarra para dar un tema con un toque más west coast que deslumbra al igual que los anteriores. El tema es cuestión lo denominan “Love is such a beautiful thing” y no puede ser más acertado porque en cualquier primera cita sería obligado que sonara con el fin de deslumbrar a tu futura pareja y hacer que se enamore locamente de ti solo por tener tan buen gusto musical y compartirlo con él o con ella. Si en un museo hay obras de gran calado que visitan millones de personas, esta canción debería estar también en todas las discografías que se precien.

Y volvemos a jugar con vueltas de tuerca regresando al AOR en “Stay away from the dark” con un teclado jugando a su antojo y moviendo la maquinaria de la forma que desea, haciendo que el resto de instrumentos lo acompañen para configurar una canción al estilo Care of Night con un estribillo enternecedor que no te quitas de la cabeza durante un buen rato y que perdurará en tu subconsciente y te hará volver a escuchar este gran trabajo en un futuro no muy lejano y más de una vez, te lo aseguro.

El cierre llega de la mano de “Million reasons” que pone el perfecto colofón a modo de medio tiempo con una dulce melodía perfecta a modo de resumen para dejar claro que no han escatimado esfuerzos para intentar lograr dar lo mejor que tenían en forma de 10 pequeños diamantes que han sabido pulir a la perfección y que consiguen que su valor sea incalculable en el mercado.

En resumen, creo que va a ser muy complicado que esta obra maestra salga de mi Top 5 de este año y sabiendo lo exigente que soy son palabras mayores. Hacía muchísimo tiempo que no disfrutaba de un disco al que no le sobra ni un solo tema y que cada uno de ellos enriquece al anterior. No entiendo como sólo está en formato digital y ninguna compañía ha tenido la bondad de que algo tan bello y a temporal ocupe un lugar destacado en nuestras vitrinas y que espero remedien pronto porque no puedo esperar más a tenerlo en casa.

AORLAND SCORE: Jewel/Masterpiece
REDACTOR: MANUEL GARCIA



Image and video hosting by TinyPic

TNT “XIII” FRONTIERS 2018 REVIEW






Frontiers Music s.r.l. 8 Junio 2018


Tracklist

We’re Gonna Make It
Not Feeling Anything
Fair Warning
It’s Electric
Where You Belong
Can’t Breathe Anymore
Get Ready For Some Hard Rock
People, Come Together
Tears In My Eyes
17th Of May
Catch A Wave
Sunshine


Band

Baol Bardot Bulsara vocals
Ronni Le Tekro guitars
Ove Husemoen bass
Diesel Dhal drums


“Like a psichodelic dream with a bad end”



Cada día que pasa soy más reacio a ponerme delante del ordenador a desgranar bandas que en su momento me entusiasmaron y de las que guardo unos recuerdos imborrables pero que actualmente caminan como pollos sin cabeza, haciendo que su legado quede por los suelos y su aportación al panorama musical actual sea residual y anecdótico.

Pero creo que debo ser honesto y poneros mi opinión de un disco que parte ya con unos singles que han sido comidilla de la comunidad hard rockera y no precisamente para bien y es que llevan unos discos en donde ya el hecho de juguetear con el cambio de cantante, incluida la espantada de Harnell; los pone al borde del precipicio y deciden arriesgar con el desconocido hispano-argentino Baol Bardot Bulsara cuya experiencia radica en formar parte de musicales variados como Jesucristo Superstar o We will rock you y en el doblaje de canciones de series y películas.

Personalmente no lo conocía y tengo curiosidad por ver que aporta al combo y si les da una inyección de moral que les permita remontar tras lo acaecido en estos últimos tiempos.

Abren con “We´re gonna make it” que intenta reverdecer viejos laureles y que para mí consigue capturar mi atención con una voz al estilo Harnell muy acusada y una melodía que desata viejas sensaciones y ello a pesar que el sonido está muy enlatado y saturado (quiero pensar que es cosa del streaming que nos ofrece la promo que nos han mandado) pero me aventuro a decir que es un buen comienzo para abrir boca.

Y comienza la voladura de tarro con “Not feeling anything” en un inicio mas rockero y oscuro con una voz que más que cantar susurra hasta llegar a un estribillo en donde se intuye la vuelta a sus primeros álbumes sin alardear sino cumpliendo el expediente aunque luego mezclan y forman un collage que enrarecen el ambiente y te dejan con una sensación de no saber en dónde te encuentras.

“Fair warning” es un tema psicodélico que navega en un mar de éxtasis donde Le Tekro coge la batuta y cual Ronaldo quiere hacer ver que es su banda y que los premios personales se le deben atribuir a él por encima del resto. Creo que para ello lo mejor es que meta un tema instrumental a modo de bonus donde muestre sus virtudes con el noble instrumento y deje que el disco fluya a su manera y cómo debiera ser.

Ahora nos desplazamos a los 70 como si estuviéramos en Woodstock y fuéramos a ver a esta banda que toca en el festival y nos va a “deleitar” con “It´s electric”. Un cúmulo de inconexas ideas que en vez de formar un puzzle donde adivinemos una figura parece que han mezclado 3 y las piezas casan pero no se adivina lo que nos quieren mostrar.

Momento balada con “Where you belong” o por lo menos algo que se le parece y que no desagrada a pesar de que me da que el registro vocal se excede en momentos y se pasa de frenada dejando algunos momentos donde sube más de lo debido. Se me asemeja en trozos a “Wild is the wind” de Bon Jovi pero claro solo en partes instrumentales nada más ya que no tiene nada que ver. Aún así no está mal y se puede escuchar con relativa facilidad sin que la cabeza vuele a otra estancia.

“Can´t breathe anymore” tiene un comienzo que hace intuir que no va a ser mal tema (reminiscencias Queen) pero que sin perder las formas queda en un tema bastante decente pero sin la chispa necesaria que me haga levantarme del sillón y aplaudir a raudales. No es un mal tema pero sigo notando que el sonido no está lo suficientemente nítido para poder disfrutar quizás algo más este tipo de temas.

Llegamos a un tema que sonará en los conciertos seguramente y es que este “Get ready for some hard rock” es simplón pero que lo que creo que busca es que la audiencia se involucre y cante al unísono una y otra vez la misma estrofa que ocupa el 90% de la letra del tema lo que indica que poco más vamos a poder sacar por más que intentemos descubrir algo bajo las capas de esa voz tras el sólo que “ensucia” aun más el tema.

Y ya me tengo que ir al baño y expulsar mis jugos biliares tras escuchar “People, come together” y es que se me ha revuelto el estómago de tal forma que no he podido deglutirlo y he tenido que acabar por expulsarlo. ¿Qué carajo me quieren vender con esta bazofia musical?, en serio hay que ir muy ciego para perpetrar semejante insulto a la música y es que no hay por donde cogerlo y os juro que dan ganas de acabar mi critica aquí porque ha podido conmigo. Creo que esta noche voy a conciliar muy mal el sueño y eso a pesar que ya son casi las 3.

Menos mal que “Tears in my eyes” me sacan de mi estado anterior y con una manzanilla y este medio tiempo calman mis nauseas y me permiten disfrutar de un tema bastante decente. No sé cómo no siguen esta senda a lo largo del disco que entiendo que puede que sea la más sencilla pero es la más disfrutable y hace que merezca la pena pensar que en algún momento va a llegar un disco con el que la banda repuntará de nuevo.

“17th of May” debió de ser otro día bastante horrible en sus vidas para dedicarle este tema de la forma en que lo hacen donde esa tonalidad a lo M. Manson recitando el tema no le favorece lo más mínimo y desluce ciertos pasajes que no están mal pero que debían haber sido pulidos con más esmero desde mi punto de vista.

El aire marino nos trae “Catch a wave” que nos hace sumergirnos en un tema “playero” y con mucho buenrollismo y que está ejecutado perfectamente y me hace volver a comerme la cabeza pensando que con las ideas que han tenido podías haber hecho un disco bastante aceptable pero que en su conjunto a la hora de puntuarlo va a ser penalizado por algunos temas esperpénticos.

La balada “Sunshine” nos permite introducirnos en la fase REM del sueño y me permite poder acostarme a una hora indecente pero con el regusto de un tema que sí me ha gustado y que me deja un buen regustillo y pone mis membranas auditivas en su estado normal tras sufrir un serio reverso en algunas fases de lo escuchado.

En resumen, bienvenidos a una montaña rusa a la cual debes entrar con unas cervezas de más y así podrás apreciar alguna cosa que quizás se me ha pasado al escribir estas líneas. Con algunas ideas bien preformadas pero mal ejecutadas y para lucimiento del señor oscuro creo que no es la manera de afrontar un disco que podría haber tenido buenos mimbres pero los cuales han tenido en remojo y se han enmohecido.

AORLAND SCORE: Aceptable
REDACTOR: MANUEL GARCIA











Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 30 de mayo de 2018

SUNSTORM “ROAD TO HELL” FROTIERS 2018 REVIEW


Frontiers Music s.r.l. 8 June 2018

Tracklist:
Only the good will survive

The Road to Hell
On The Edge
Blind The Sky
My Eyes On You
Future To Come
Everywhere
Resurrection
Calling
State Of The Heart
Still Fighting

Band:
Joe Lynn Turner: Lead vocals
Nik Mazzucconi: Bass guitar
Simone Mularoni: Lead Guitar
Alessandro Del Vecchio: Keyboards
Edo Sala: Drums

“Another lineal album to listen without surprises”

Quinto disco de este combo para honor y gloria del gran Joe Lynn Turner (Rainbow, Deep purple, Yngwie…) tras su homónimo en 2006, y luego vinieron "House of Dreams" en 2009, "Emotional Fire" en 2012, y el último hasta el momento "Edge Of Tomorrow" en 2016.

La verdad es que el primero fue toda una delicia y un soplo de aire fresco que medio continuó en el segundo y que luego fue disipándose en los siguientes. A pesar de ello no perdí la fé y seguí dandoles una oportunidad a cada uno de los que salieron y mi interés fue decreciendo sobremanera aunque siempre algún tema era destacable.

Es por ello que voy a encarar este nuevo lanzamiento con cierto escepticismo pero sin hacerme juicios de valor a priori antes de poder adentrarme y buscarle sentido a lo que me pretenda transmitir pero seré severo si con este disco donde ya deben de estar bastante asentados no me descubren nada interesante.

Esa apertura fantástica con “Only the good will survive” nos da muestra que vienen con unas ganas locas de reencontrarse y volver a esa senda de los primeros álbumes donde la magia sobrevolaba el ambiente a cada nota que escupían los altavoces en mi estancia donde la penumbra lo invade todo (creo que es la mejor manera de poder empaparse de un disco). La melodía fluye como el agua por cualquier calle en estos lluviosos días donde nada la detiene y circula libremente dejando que observemos toda su frescura y cristalinidad. Joe sigue siendo una de las voces más importantes del panorama melódico y aquí da buena cuenta de ello con un talento innato en cada sonido que emite su garganta, eclipsándolo todo y si además añadimos al “fiera” de Mularoni a la guitarra y Del Vecchio al teclado, hace que las piezas encajen y dibujen unas formas que podemos apreciar sin dejarnos la vista ni los oídos para poder descubrirlas.

El estilo más siniestro nos azota con “The road to hell” en donde el sonido se vuelve más plomizo y menos fresco aunque no exento de calidad, eso sí unas posiciones por debajo de su tema inicial. Es un tema menos armonioso y más denso y difícil de meter mano y que necesita de varias escuchas para poder asimilarlo, pero sin ser nada del otro mundo tampoco es uno de los peores que he escuchado de esta gente.

El ritmo bastante hard rockero continúa con “On the edge” en la misma dinámica que llevan otros temas y es lo malo de la mayoría de estos proyectos que pecan de que al segundo o tercer tema parece que los has escuchado todos porque son muy repetitivos y sin margen para la sorpresa. Otro tema bastante normalucho que no está mal pero sigue sin dar un golpe en la mesa para destacar sobremanera, además ya van dos temas que se “cortan” antes de la entrada del sólo sin hacerlos continuos y del tirón.

Este “Blind the sky” me llama más la atención aunque es un calco a lo que nos ofrece Revolution Saints de cabo a rabo si exceptuamos unos teclados purpleianos. Por lo menos es un tema más “alegre” en donde la estructura y desarrollo cobran un sentido sin ser espectacular en su conjunto pero sí resultón y de escucha placentera. Sólo espectacular de Mularoni como no podía ser de otra manera y además cómo hoy llevaba en el coche el último discazo de DGM pues me recuerda en esa parte a ellos.

Y, como ya avisé, siempre hay temas que destacas de cada trabajo y “My eyes on you” es uno de ellos que se cobija bajo el manto de sus inicios donde la melodía se adueñaba de toda la atmósfera de la habitación y parecía que te desdoblabas y tu ser se quedaba en el sillón mientras parte de tu espíritu vagaba por otros aposentos etéreos, disfrutando de una música agradable y fantástica. Aquí si veo el estilo que les exijo y que me gustaría llevaran a lo largo de este larga duración.

“Future to come” es otro que tal baila y que lleva un buen ritmo pero se vuelve a perder y nos cuesta encontrarlo y rescatarlo para hacer que nos transmita algo de lo que carecemos. Al final es otro tema más que “ata” el disco pero que no lo refuerza como debería sino que simplemente es un remiendo para evitar que se fracture.

Tardaba en llegar la balada y quieren que “Everywhere” llene ese vacío existente y pongamos los mecheros a funcionar y su llama llene de dióxido de carbono el ambiente y nos aturda un poco para poder saborear este tipo de temas que, primero no me dicen nada de nada y segundo, es que o estoy un poco hastiado o está hasta mal ejecutada (desde mi ignorancia). La he escuchado varias veces y observo fallos en la entonación y en los instrumentos; supongo que es cosa mía por las altas horas de madrugada que son pero me parece increíble si no es así.

Lo que necesito es justo esto, “Resurrection” porque estoy muerto matado con lo que llevo escuchado hasta ahora y sigo en estado vegetativo sin que el latido de mi maltrecho corazón oscile en el electro ni un ápice. No he logrado cogerle el aire a estas composiciones y me da que a estas alturas ya no voy a remontar por lo que casi mejor ir eligiendo un bonito ataúd donde sepultarme. No sé ya ni cómo calificar a este tema porque es tal el batiburrillo de ideas que hasta me parece que Joe canta sin ganas ya como si tuviera que cumplir el trámite, coger el dinero e irse a hacer mejores cosas.

Esperad que parece que se me ha levantado el dedo meñique con “Calling” y “State of the heart”, no están mal del todo. No me sacan del coma pero por lo menos parece que tengo una vida más como sucede en los videojuegos. Por lo menos tienen “sentido” y el desarrollo es como la calificación que les voy a dar. Se puede decir que son decentes y se las puede llevar uno al oído sin sufrir.

Cierran este capítulo con “Still fighting” y doy fé que he hecho todo lo posible por intentar darle las vueltas posibles para lograr ver que es un disco que deba figurar en mi colección pero no lo considero imprescindible para nada, más bien lo contrario y que como coleccionista que soy a un precio irrisorio lo cogeré pero no creo que haya tenido la fortaleza de convencerme para que ocupe un lugar destacado. Creo que son músicos muy destacados y pueden hacer cosas muchísimo mejores.

En resumen, un nuevo lanzamiento que no llegará a llenarnos como los últimos publicados y es que la fórmula está ya más que copiada y no tiene sentido estirar más el chicle. Lo que tenían que aportar ya lo han hecho y aunque se puede sacar algo bueno, ello no da para llenar todo el vaso y nos quedamos con sed al final.

AORLAND SCORE: Aceptable
REDACTOR: MANUEL GARCIA.

AMANDA SOMERVILLE´S TRILLIUM “TECTONIC” FRONTIERS 2018 REVIEW




Frontiers Music s.r.l. 8 June 2018

Tracklist:
Time to Shine
Stand Up
 Full Speed Ahead 
 Hit Me
Fighting Fate
Nocturna 
Fatal Mistake
Shards
Cliché Freak Show
Eternal Spring


Band:

All vocals by Amanda Somerville
All guitars & bass by Sander Gommans, except Track 3: bass by Mark Burnash, 2nd guitar solo by Paul Owsinski [Track 11: Guitars by Paul Owsinski]
Keys by Erik van Ittersum
Drums by Andre Borgman 


“An authentic horror”

Sólo he tenido el “placer” de escuchar el single y mi aura se me ha vuelto de color negro cenizo y amenaza tormenta porque llevaba tiempo sin escuchar un adelanto que me quite las ganas de oír un disco y mirad que es raro porque me encanta devorarlos.

Mira que Amanda Somerville me apasiona como cantante en los discos con Kiske como en sus participaciones en Avantasia, Kamelot, Epica, Exit Eden o After forever pero el primer disco que sacó bajo esta denominación, llamado “Alloy” me dejó un poco desconcertado al igual que este single por lo que ya no sé si pensar que es una gran voz de acompañamiento pero no como voz principal.

A pesar de eso le daré la oportunidad y me pongo a comenzar a discernir este su nuevo trabajo.
El single “Time to shine” o cómo hacer que un lanzamiento sea des-apetecible a las primeras de cambio con un giro instrumental que te cambia todos tus planteamientos. Y es que el inicio va bien y promete pero de repente quiere meter una estructura inapropiada que destruye el castillo de naipes y se cae a plomo, rompiendo todo lo bueno que se había construido hasta ese momento y el tema, además, va a peor a medida que finaliza con un doble bombo antes del estribillo metido con calzador. Lo siento pero quien lo haya seleccionado como single no debía haber dormido ese día, aunque si este es el single miedo me da seguir con el disco…

           Parece que “Stand up” es otra cosa y tiene su melodía y estructura más o menos definida pero la voz de la bella Amanda queda sepultada por una pesada instrumentación que atiza una y otra vez nuestros maltrechos tímpanos. No es mal tema y se puede salvar de la quema ya que sin aportar nada interesante por lo menos no me ha matado ninguna neurona.

Más sonidos industriales en “Full speed ahead” que no me atraen en absoluto ya que capan la voz angelical de Amanda por más que esta intente subirla varios tonos en algunas partes. Es un sonido demasiado oscuro que está en las antípodas de lo que hizo con Kiske donde el duelo vocal era maravilloso pero aquí parece como Alicia en el país de las maravillas donde un sombrerero loco la ha secuestrado y le ha obligado a cantar estas canciones.

¿Qué carajo es “Hit me”?, todavía me pregunto qué fuman algunos compositores antes de perpetrar semejante despropósito de temas. Se la he puesto alta a mi vecino 3 veces para que sufra como nunca por la música que me pone. De verdad es que ni para las películas de terror de serie B la recomendaría. Os juro que debéis oírla tras beber unos 15 litros de cerveza para intentar buscar algo de sentido. 

           Sorpresa, sorpresa. Tras la debacle anterior “Fighting fate” me levanta de la lona donde me había quedado tendido con el que hasta ahora es el tema que más me ha gustado (por no decir el único) que posee melodía dentro de lo que cabe y una dirección correcta y eso que hay momentos menos lúcidos pero se salva de la quema y podía haber sido el single de lejos.

“Nocturna” es algo parecido a una balada, como cuando haces un pastel de chocolate y de aspecto está impecable pero cuando lo vas a comer no hay quien se lo trague. Luce mucho al principio pero cuando vas penetrando en el tema se convierte en otro laberinto musical donde es imposible salir y te pierdes entre tantas notas arremolinadas.

“Fatal mistake” nos ofrece un sobreesfuerzo de Amanda con su voz que es de agradecer pero como dice el anuncio: la potencia sin control (en este caso sin un compositor adecuado ni acompañamiento a su altura) no sirve de nada. Sólo se salvan los intentos por hacer que la voz cope protagonismo pero sin más.

“Shards” coge una suavidad inusual por como llevamos el disco en su estructura y de nuevo la vuelve a liar al llegar al estribillo y meterle un aire teatral que no casa con el tema. A pesar de ello es otro de los que posiblemente se salven de la hoguera y logren sobrevivir a las llamas del infierno.

Un aire circense y teatral para “Cliché freak show” que es lo único destacable por lo novedoso de la canción pero vamos que es el envoltorio sin más porque el contenido es otro compendio de ideas metidas en una coctelera y agitadas a ver qué sale de ahí sin probarlo antes para saber cómo ha quedado.

           “Eternal spring” es a modo de balada lo que debiera de haber hecho a lo largo del disco. El mejor tema de largo donde la instrumentación se deja aparcada en el garaje y con un simple teclado y la fantástica voz de Amanda llena todo el espacio y nos permite ver lo válida que es cuando abandona el registro más metálico en pos de uno más soprano al estilo de Tarja en donde puede desarrollar todo su potencial. Me rindo a este tema, el único precioso de todo el disco y está al final, de traca.

En resumen, creo que en mi vida he tenido la oportunidad de “sufrir” como lo he hecho hoy con este ¿disco?. La verdad es que siento ser tan duro pero no hay alma o persona en su sano juicio que pueda decirme bondades de él. El esperpento que he soportado es de dimensiones épicas y no entiendo cómo una compañía tan potente como Frontiers haya podido dar cabida a semejante “cosa”. Lo siento Amanda pero estoy totalmente defraudado con lo que acabo de terminar y no sé si estás mal asesorada o lo has hecho adrede pero llevas 2 patinazos seguidos con Trillium y quizás sea mejor que lo dejes aparcado en pos de mejores cosas que hacer.


AORLAND SCORE: Awful
Redactor: Manuel García 


Image and video hosting by TinyPic




viernes, 18 de mayo de 2018

Dare "Out Of the Silence II" (re-recorded, special edition) Legend Records , 2018 Review




Genre; AOR
Release date: June 29, 2018 


Track list

Abandon
Into The Fire
Nothing Is Stonger Than Love
Runaway
Under The Sun
Raindance
King Of Spades  ( Extended) 
Heartbreaker
Return the heart
Don't Let Go

The band

Darren Wharton Vocals & Keyboards
Vinny Burns Guitars
Kev Whitehead Drums
Nigel Clutterbuck Bass
Marc Roberts Live Keys

Produced by
Darren Wharton

Featuring James Burns on guitar
King Of Spades Middle Harmony


Hablar de este disco es hablar de uno de los mejores discos jamás publicados en este estilo. Lo tuvo todo, muy buena producción, unos temas insuperables y una banda joven dispuesta a comerse el mundo. Casi lo consiguieron, solo la mala suerte, la compañía de discos y las disputas internas privaron a DARE de reventar el mercado europeo y por que no, el mercado americano.  Cada composición de este disco es una joya que nadie se ha atrevido a retocar con el paso de los años. Solo Darren ha dado vida a diferentes versiones de alguno de sus más memorables clásicos con mayor o mejor acierto. 

El sonido que les ofreció Michael Shipley y Larry Klein fué mágico, insuperable por eso no entiendo el riesgo que han querido asumir DARE metiendo mano a este su mejor disco. Es cierto que la magia sigue estando presente en cada tema, eso es indudable pero parte de lo grandioso de su primer lanzamiento fue su sonido original. Ahora, Darren ha querido rescatarlo y re grabarlo con nuevos sonidos pero siendo fiel a las melodías originales. 

 

Pocos cambios en este nuevo proyecto. Quizás el cambio más apreciable se vea reflejado en dos temas. Han retocado algo el estribillo de la mega balada Nothing Is Stonger Than Love y quizás con este giro de estribillo gane en intensidad y melodía. Pero me sigue faltando la fuerza de la batería y la guitarra de Vinny no supera el sonido original.  El otro tema retocado entre comillas es el himno King of Spades donde introducen al final del tema unas guitarras más contundentes. En este caso discrepo de este cambio y me quedo de largo con la increíble versión al más puro estilo celta que nos regalaron en su lanzamiento Arc Of the Dawn.

Hay momentos en el que te preguntas el motivo de re grabar este disco. Sobre todo en temas como Runaway donde echas de menos la fuerza de antes. Por muchas guitarras que incluyan entre el solo de guitarra y el estribillo final no aportas nada nuevo.  Un tema que se ve lastrado y mermado por el pasado.

Lógicamente todos los temas no llegan al nivel esperado. Es normal.  Es prácticamente imposible superar una obra de arte. Miedo me daría ver a Def Leppard re grabar su Hysteria con una producción alejada de Mutt Lange. Sería una autentico atropello. Lo mismo sucede con este clásico. No sé si llamarlo error o simplemente una desafortunada idea.

Cierto es también que volver a escuchar a Darren es una delicia ya que tiene un tono especial que todo lo que canta lo convierte en magia. Es quizás lo bueno de este disco que no pierde la esencia, sigue estando presente. Muchos fans quedarán satisfechos con el resultado, otros fans más puristas se llevarán las manos a la cabeza y darán la espalda a este lanzamiento intentando salvaguardar el recuerdo imborrable de un disco insuperable. 

Sinceramente, si este disco significa que van a volver a girar bienvenido sea. Es la mejor noticia que podríamos tener. Ahora bien, de sus últimos lanzamientos es quizás el que menos ha conseguido remover mis entrañas sobre todo después de su maravilloso Sacred Ground. 

Escucharlo y decidir vosotros mismos. Yo lo sigo disfrutando intentando buscar el nuevo aire que los chicos han querido dar a los temas ya que de momento me parece estar escuchando un disco pirata de la banda....una especie de " demos perdidas". 

Antonio AORLAND



Image and video hosting by TinyPic

martes, 1 de mayo de 2018

VEGA “ONLY HUMAN” FRONTIERS 2018 REVIEW






Frontiers Music s.r.l. 11 May 2018 


Tracklist:
Let´s have fun tonight
Worth dying for
Last man standing
Come back again
All over now
Mess you made
Only human
Standing still
Gravity
Turning pages
Fade away
Go to war


Band:

Nick Workman: Lead vocals, backing vocals, acoustic guitar and wall hitter
Tom Martin: Bass guitar
Marcus Thurston: Lead Guitar
James Martin: Keyboards
Mikey Kew: Guitar, backing vocals
Martin “Hutch” Hutchinson: Drums 

“Fantastic and powerful melodic sounds, very enjoyables”


Poco puedo ya deciros de esta fantástica banda a los que llevo siguiendo, sobre todo a su cantante, desde los tiempos en que formaba parte de “Kick”. Luego ha formado parte de otro grupo hasta consolidarse aquí en VEGA donde ya van 5 discos, con éste, cada uno de los cuales plagado de grandes sonidos y canciones. Cuentan además con nada menos que Harry Hess (Harem Scarem) en la producción lo que les da un plus de atractivo a la hora de que nos interese el producto que pretender ofrecernos. Y eso que la portada es muy bonita pero con esa medio calavera “asusta” y parece que van a endurecer el sonido cosa que luego veremos. Nunca se han caracterizado por unas portadas fantásticas que acompañen a su música y es algo que les achaco desde sus comienzos pero mientras el contenido sea tan bueno como los anteriores se lo perdono.

Tenía ganas de pegarle un orejazo al nuevo trabajo ya que llevan un tiempo buscando ese estilo propio que los diferencie de bandas como Leppard a los que comparaban en sus inicios. Es por ello que no voy a aburriros más con descripciones que muchos ya sabéis y vamos a comenzar a desgranarlo.

Con un sonido algo “sucio” pero cargado de fuerza y energía comienza “Let´s have fun tonight” que como su nombre indica nos invita a desmelenarnos por completo con una sucesión de tonos fiesteros que impide que nuestras extremidades paren quietas ni un segundo mientras estos chicos sacuden nuestros altavoces con ese desparpajo que poseen y que les ha hecho crecer tanto durante estos años.

No nos dan tiempo ni a prepararnos un whisky cuando atruena “Worth dying for” proveniente de la cadena del salón y hasta mis peques no han podido resistir el impulso y se han puesto a bailar como posesos ante tal impacto de melodías que les provoca una descarga de endorfinas similar al placer que experimentan ante una dosis exagerada de azúcar. Dos canciones casi calcadas en su presentación y ejecución que nos hace presagiar grandes cosas, ¿será verdad?.


Con una alocución de radio comienza el single “Last man standing” donde se “pausan” un poco y dejan algo de relevancia al teclado, dulcificando un poco el sonido que en parte me recuerda mucho a los Europe ochenteros, en la zona del estribillo, aunque dándoles su toque personal y haciendo que el círculo se cierre de forma genial, conjugando un todo efectivo y preciosista que hace que disfrutemos sobremanera de cada estrofa que tenemos el privilegio de escuchar. Fantástica.

Pero, siempre hay pequeños peros, tenía que producirse un tropezón como “Come back again” que por más vueltas no me casa de ninguna manera ya que quizás en acústico como bonus no estaría mal pero queda en un medio camino entre medio tiempo y balada y se diluye como la miel en un vaso de leche dejando ese poso empalagoso pero que no llena nada y sólo te permite suavizar la garganta.

Rápidamente pasamos a “All over now” para enjuagarnos y que no queden restos del sinsabor sufrido y doy fe que es lo mejor que podía haber hecho. Gran tema que va “intrigándonos” desde el comienzo con un Nick que nos va manteniendo en suspense hasta que ya con un puente hacia el estribillo nos encauza y absorbe del todo para tenernos comiendo de su mano al final y lograr su objetivo final que no es otro que postrarnos ante ellos y darles las gracias por ese gran tema.

Ufff ese comienzo arrollador de “Mess you made” demuestra la madurez que han adquirido con cada disco publicado y cómo van escalando posiciones entre los que seguimos este estilo musical a base de mucho curro, discos muy buenos y conciertos memorables como el que disfrutamos hace un tiempo en Madrid. Me encanta como el fondo musical dirige la canción hacia donde le apetece y Nick sólo tiene que dejarse llevar como ese riachuelo que quiere desembocar en el mar y va abriéndose paso por donde los desniveles del terreno le van indicando. Genial tema.

Que la fiesta no decaiga con “Only human” y esos coros con un halo atmosférico que te van rodeando hasta hacer que formes parte de ellos y te unas a la causa comenzando a tararear el tema y uniéndote al grupo al son de “We´re only human”. No es que sea un gran tema pero va a ser muy divertido de poder cantarlo con ellos en el directo que espero pase por España como promoción de este larga duración. 

Vuelven a ser algo truculentos con ese inicio “baladístico” que camufla la posterior subida de escala para hacer de “Standing still” un tema muy VEGA que coquetea con unos coros a lo Leppard geniales pero que abusa con un estribillo muy repetitivo y machacón que llega a dar algo de tedio y ello a pesar de la fantástica guitarra que nos acompaña a lo largo de los casi 5 minutos de tema.

He tenido que volver a mirar la promo porque pensé que me había confundido y estaba poniendo la de W.E.T.. Qué pedazo de inicio tiene este “Gravity” pero la pena es que se enreda y da un batiburrillo de ideas que algunas merecen al pena pero otras van enterrando la canción y sumergen lo que pretendían que viéramos. Me deja un sabor agridulce que no acaba de sentar bien a mi paladar.

El momento balada llega de la mano de “Turning pages” que es otra más con la que ponernos romanticones y dejar salir nuestro lado más sensible (el mío creo que está pero aún no sé dónde porque estos temas no despiertan el más mínimo interés en mí) y tierno. Ideal para el público más “mecheril” y que estos temas los usa como bandera de sus relaciones o conquistas amorosas.

“Fade away” ya es harina de otro costal y desde un principio atrae mi atención con ese sonido más americanizado que he mamado desde pequeño y rematado por un estribillo a la perfección que va haciendo como si fuéramos escalando una montaña de y pico mil metros y con él llegáramos a hacer cumbre y poner nuestra bandera. Me encantan estos temas tan directos y de gran gusto musical.

Nos vamos a la guerra para cerrar este redondo con “Go to war” que vuelve a engañarme vilmente con el inicio que posee pero que va cogiendo una cadencia muy buena que hace que pueda decir que culminan en plenitud para hacer que pueda quitarme los auriculares y soltar un soplido de satisfacción ante lo que acabo de poder escuchar.

En resumen un fantástico disco que es lo que me esperaba de ellos, mantienen su dinámica y buen hacer e incluso yo diría que le añaden unos pocos matices respecto al anterior. Hay un par de temas que flojean pero es imposible mantener ese nivel tanto tiempo ya que serían el Atlético de Madrid y ese privilegio sólo lo poseen unos pocos elegidos, aunque se acercan peligrosamente, todo hay que decirlo. Desde mi humilde opinión os lo recomiendo a ojos cerrados y, por supuesto, ocupará lugar en mi discografía al lado de sus 4 hermanos.

Hightly recommended.
Redactor: Manuel García.


Image and video hosting by TinyPic

martes, 17 de abril de 2018

GIG "Brave New World" Contante & Sonante Records 2018 Review





Genere: Soft rock/Country 
APRIL 30, 2018

Track list

01. Private O’Toole
02. Hernando’s Paradise
03. The Box
04. Peddler, Pete
05. Waiting
06. “Ramblin’ Dan
07. Little Flame
08. All There Is
09. Isle Of Pigs
10. Brave New World
11. All I’ll Ever Need


GIG Is: 

Randy Goodrum Lead and Background Vocals, B3
Dave Innis Background Vocals, Piano and Programming
Bruce Gaitsch Guitars and Programming

ADDITIONAL MUSICIANS:

Keith Carlock: Drums 
George Hawkins Jr.: Fretless Bass 
Janey Clewer: Background Vocals 
Dan Needham: Drums and Percussion 
Tim Denbo: Bass 
Billy Ward: Drums 
Charlie McCoy: Harmonica 
Doug Yowell: Drums 
Warren Wiebe: Lead and Background Vocals


Consideramos la primavera como la estación donde damos paso a la luz en su máximo esplendor y donde tímidamente nos vamos despojando de nuestras capas interiores por el cual vamos despertando de nuestro propio letargo. Es una época de cambio y transformación. Pensareis a cuenta de que viene esta pequeña entrada y a donde quiero llegar.

La música como tal es un sentimiento que en buena medida te acompaña a lo largo de tu vida. Muchas veces te sirve como un remedio a tu soledad y otras veces te acompaña en tus mejores momentos y con las personas que más quieres.Ese sentimiento siempre va unido a un estado de ánimo y la música es uno de sus máximos exponentes.

Estamos en un mundo totalmente digital donde una gran parte de la información la tenemos como diríamos a un solo clip.  No hay tiempo material para escuchar todo lo que pasa por nuestras manos. Hay tanta variedad que al final engullimos la música como si fuera una bolsa de patatas fritas.  De vez en cuando aparecen discos sobre los  que muestras un interés ya sea por la trayectoria de sus músicos o porque  piensas que esta vez pareces que has dado con lo que estabas buscando desde hace tiempo.  Reconozco que siempre me dejo llevar por la intuición y en muchos casos me ha sido efectiva.



Desde que se anunció este proyecto llamado GIG me produjo una gran alegría ya que contaba con grandes músicos de una reputación  musical intachable y por el que las expectativas  eran muy altas. (Randy Goodrum, Bruce Gaitsch, Dave Innis), componen este trio de ases.  Goodrum y Gaitsch, son dos grandes conocidos dentro del mundillo del Aor/West coast, compositores que han trabajado para artistas como Toto, Richard Marx, Steve Perry.  El tercero, Dave Innis ,quizás sería el menos conocido dentro de nuestro circuito, pero no menos importante porque pertenece a unas de las grandes bandas de country rock como son Restless Heart y dentro de su trayectoria ha compuesto para artistas como Peter Cetera, Kenny Rogers.

El símil con el que quise argumentar esa comparación entre la primavera y el disco en cuestión, es por ese cambio que muchos esperamos y que tímidamente va entrando para convertirse en algo bello y hermoso que en este caso sería esa luz entre tantos claroscuros.



“Brave NewWorld” lo componen diez canciones de una bellisima sencillez y con la máxima expresión poética que una gran puesta en escena requiere, desde la majestuosa maestría del virtuosismo de Gaitsch, pasando por la delicada voz de Goodrum.  Muchas reminiscencias puedes observar de sus trayectorias musicales en este disco, desde la acústica melódica de King of hearts, a las composiciones que siempre nos acompañaron entre los años ochenta y noventa con uno de los grandes referentes de la música americana como es Randy Goodrum.  Tambíen se aprecia esa influencia country en los arreglos de la banda Restless heart, todo una mezcla de sonidos que componen esta majestuosa obra que a nadie dejara indiferente y que aportan esa elegancia que en gran parte muchos echábamos de menos.




“Private O’Toole” desembarca timidamente este album como la tan preciada primavera suave.  Con mucho sentimiento nos va desmenuzando cada nota hasta dejarnos llevar por los ecos de la melodía. 
“Hernando’s Paradise” va entrando en calor pero sin abandonar ese ritmo suave y pausado. 
“The Box”, nos acerca a unos sonidos más jazzies con la sensual voz de Janey Clewer haciendo coros, una de las vocalistas que siempre me embelesaron desde que la escuche en su primer disco en solitario, como muchos sabéis Janey es la esposa del guitarrista Bruce Gaitsch y que tiene una sólida carrera profesional como compositora e instrumentista y que en los últimos años acompaña al propio Gaitsch en sus giras por diferente lugares.






“Peddler, Pete”, bonita balada de corte country con la armónica de Charlie McCoy, le sigue a la zaga otra delicia para el paladar como es “Waiting”, a groso modo la atmosfera relajante está muy presente en todo el disco, esos sorbos de buen hacer que componen una bella canción. “Ramblin’ Dan”, una clara influencia al sonido que podrimos encontrar en los discos de Gaitsch y su banda King of hearts, además con la participación de uno de sus miembros ilustre como es George Hawkins Jr.  El mismo caso lo tendríamos en una de mis canciones favoritas del disco “Little Flame” o la preciosa “All There Is”. ”Isle Of Pigs”, nos devuelve al lado más jazzie, ese jazz elegante y de salón, tan solo escuchar el piano del Sr Innis, nos encontramos con una pieza de exquisita facturación, con esa acústica de Gaitsch en consonancia con las notas de Dave Innis, envueltas con la susurrante voz de Goodrum. A mí me parece sublime. “Brave New World”, el corte más intimista del disco y con cierto toque más oscuro, quizás sería la canción menos brillante de este disco, aun así la estructura en si es bella. 

Warren Wiebe pone el punto al final al disco con “All I’ll Ever Need”.  Un tributo que va impreso en cada uno de los discos que publica el sello Contante y Sonante para este vocalista tristemente falleciodo hace veinte años. Que mejor manera para poner este broche de oro a tan inmensa obra. 

Una apuesta por las melodías hecha desde el corazón y con la única pretensión de hacer de la música esa parte bella que la vida no nos deja ver.

HIGHLY RECOMMENDED
Redactor: Juan Antonio Sanchez




Image and video hosting by TinyPic

viernes, 13 de abril de 2018

STATION " More Than The Moon" 2018 Review




Genre: Melodic Rock

Tracks

01. I Won't Break Your Heart
02. Cost Of The Sand
03. More Than The Moon
04. I Don't Mind
05. Lie To You
06. Easier Said Than Done
07. Still The One
08. Losing You
09. Always Be A Part Of Me
10. Northport Sunset
11. When I Came Undone
12. Walking Away
Band

Patrick Kearney - Vocals
Chris Lane - Guitar
Emi Asta - Bass
Tony Baptist - Drums


Tercer trabajo de esta banda que se presentó allá por el año 2013 con un EP producido por el gran Michael Wagener.  Ya con aquel EP me llamaron poderosamente la atención al practicar un Melodic Rock ochentero muy fresco que nada tenía que envidiar a las bandas americanas que nos asombraron en los años 90.  Su segundo lanzamiento se alejó algo del sonido que procesaban y ahora, dos años más tarde vuelven con nuevo trabajo bajo el brazo retomando el sonido que de principio querían plasmar en sus composiciones.

El disco no está mal, claro si te gusta ese hard rock con altibajos que de vez en cuando ofrece alguna que otra joya en su interior.  A nadie le desagradará escuchar himnos como el que abre el disco  I Won't Break Your Heart o el tema que da título al disco More Than The Moon que con algo más de producción hubiese sido un gran tema. También puede ser que las promos digitales no suenan al nivel que sonaría un cd físico pero bueno, es el riesgo que se tiene al trabajar con este tipo de material. 

Curioso el tema I Don't Mind donde encontramos algunos recuerdos de Bon Jovi ( Shot Through The Heart) justo antes de llegar al estribillo. Buen tema la verdad aunque últimamente observo una curiosa ola de versiones no reconocidas de clásicos. ¿ Es tan complicado no sonar a bandas tan reconocibles?

El disco ofrece la balada  Lie To You donde una vez mas la voz no llega a transmitir del todo, quizás este tipo de voces no me llenen. Busco algo más sencillo, algo más sutil que transmita mucho más sentimiento. Aún así, buen medio tiempo.

Con Easier Said Than Done vuelven a ofrecernos la formula de medio tiempo con buenos coros y un estribillo trabajado aunque no llega a ser rompedor.    Quizás de la segunda parte del disco me quede con Losing You donde la atmósfera si que me convence y donde no hay gritos, no hay tonos elevados que distorsione la melodía de la composición.  



El resto, Always Be A Part Of Me y When I Came Undone demuestran que Station tiene las ideas claras sobre lo que el sonido ochentero significó en aquella época.  Buenos temas con ritmos sugerentes y estribillos comerciales.

Cierran el disco con una balada acústica que quizás queda algo coja con respecto al resto de composiciones al no ofrecer nada relevante en ejecución. Melodías planas que contrastan con el resto de temas donde cuidan muy mucho este aspecto.

Sin duda es un buen disco de Melodic Rock que mucho me temo pasará desapercibido para la gran mayoría acostumbrada a otro tipo de lanzamientos comerciales hoy en día. Es cierto que ofrecen algo diferente a lo que recibimos normalmente pero creo que no es suficiente como para captar la atención requerida. A mi personalmente su vocalista no me convence, no lo hace para nada mal pero no es el prototipo de voz que espero en unas composiciones de este tipo. Pero sobre esto, por supuesto, todo es opinable.

Os invito a salir de la rutina y que deis una oportunidad a esta formación que ha trabajado duro para hacernos recordar que hace muchos, muchos años, el hard rock melódico fue el protagonista de nuestras vidas.   

Recomendado
Recommended.

Antonio AORLAND



Image and video hosting by TinyPic

lunes, 9 de abril de 2018

Bonfire "Temple Of Lies " AFM RECORDS 2018 REVIEW




Genre: Hardrock 
Out: April 13, 2018 

Band

Alexx Stahl (Vocals)
Hans Ziller (Guitar)
Frank Pané (Guitar)
Ronnie Parkes (Bass)
Tim Breideband (Drums) 

Tracks

In The Beginning
Temple Of Lies 
On The Wings Of An Angel 
Feed The Fire (Like The Bonfire) 
Stand Or Fall 
Comin' Home 
I'll Never Be Loved By You 
Fly Away 
Love The Way You Hate Me 
Crazy Over You 
Comin' Home (Extended Acoustic Version) 
Friedensreich II - The Return Of The Zünsler Into The T.O.L.”



Ya lo dije en la reseña de su anterior trabajo. Bonfire estaban creciendo de nuevo una vez dejado atrás el pasado. Si es cierto que muchos de vosotros seguís asociando a esta gran formación con su vocalista de toda la vida pero en algunas ocasiones no hay mal que por bien no venga. Si tu etapa con David Reece su futuro se oscureció ligeramente ofreciendo quizás la cara menos comercial de una formación que siempre se había caracterizado por todo lo contrario con Alexx Stahl han vuelto a la senda de la melodía y de esos rifs de vértigo que Hans ha sabido recuperar de su baúl mágico.

Con Temple Of Lies espero que por fín todos aquellos seguidores de Bonfire se reconcilien con la banda y comiencen a disfrutar de una etapa que se prevee cuanto menos apasionante. Este nuevo lanzamiento contiene todos los ingredientes que hicieron grandes a esta formación desde sus comienzos. Quizás están volviendo a la etapa de sus dos primeros lanzamientos donde alejados del sonido americano que después nos ofrecieron, asentaron gran parte de su prestigio.




Tras ofrecer marcha con su primer tema, tras la introducción In The Beginning, nos golpean con fuerza con todo un himno, " On The Wings Of An Angel" donde Bonfire demuestran estar en gran forma. Vuelven los teclados de fantasía y los estribillos insuperables que solo Hans sabe componer. Alexx lo da todo en un tema que dará que hablar.

Irremediablemente el disco os recordará en algunas composiciones al inolvidable Clauss, como puede ser en "Feed The Fire (Like The Bonfire)" donde el sonido añejo vuelve a ser mostrado. Un tema perfectamente adornado con una base musical sencillamente sobresaliente. 

Tanto en su anterior lanzamiento como en este nuevo trabajo encontramos esos temas con un ritmo frenético pero a la vez tan melódicos que a uno se le pasa volando ya que hacen disfrutar de cada segundo al ser un sonido tan característico de Bonfire. Atentos a Temple Of Lies  y Stand Or Fall .

 

Otros de los fuertes de esta formación son las baladas. Con Comin' Home  nos dan un respiro ofreciendo el lado más íntimo de una banda que repito, renace de sus cenizas.  De nuevo, con I'll Never Be Loved By You rompen moldes y devuelven el disco a la senda que todo buen seguidor de la formación demanda, estribillos comerciales y unas guitarras de nuevos afiladas de la mano de Hans.

Sin darnos respiro alguno, Fly Away consigue alargar la sonrisa de nuestro rostro adentrándonos de nuevo en el universo Bonfire donde se disfruta de nuevo de pasajes apasionantes de melodías y donde las guitarras vuelven a jugar un papel imprescindible para mantener toda nuestra atención.  Con Love The Way You Hate Me vuelven a situarnos en los mejores momentos vividos por estos alemanes incombustibles.

Despiden el disco por todo lo alto, Crazy Over You, un tema muy bien construido pero que en el estribillo nos lleva directo a temas compuestos por Desmond Child. Os dejo que vosotros mismos veáis a que os suena el tema.

Solo recomendaros que deis una escucha a este fantástico nuevo trabajo de Bonfire donde vuelven a demostrar que una banda puede llegar a reinventarse aun perdiendo un importante eslabón de su cadena. 

Enhorabuena a Bonfire por volver a conseguirlo !

Muy Recomendado.
Highly Recommended

Antonio AORLAND








Image and video hosting by TinyPic

ISSA “RUN WITH THE PACK” FRONTIERS 2018 REVIEW




Frontiers music s.r.l. 20 April 2018 

Tracklist:

1. Am I Losin’ You 
2. Run With The Pack
3. Sacrifice Me (feat. Deen Castronovo)
4. How Long
5. The Sound Of Yesterday
6. Come Back Again Now
7. Talk To Your Heart
8. Bittersweet
9. Closer To You
10. Irreplaceable
11. Everything To Me


Band:
Issa Oversveen – vocals
Simone Mularoni – guitars
Alessandro Del Vecchio – keyboards
Andrea ToWer Torricini - bass,
Marco Di Salvia – drums

Poca presentación necesita esta noruega en lo que es la presentación de su 5º disco de estudio para el cual se ha rodeado de una alineación típica de la factoría Frontiers en cuanto a las labores de desarrollo de los temas y producción. Con todo ello podemos esperar un producto que no diste mucho de lo que últimamente venimos escuchando pero que desde Aorland vamos a intentar sacarle el jugo posible y llevároslo a vuestros ojos para que evaluéis si el producto merece la pena o no.

Con una milimétrica melodía perfectamente calculada se abre “Am I losin´ you” que me demuestra que esta cantante es capaz de hacer unos fantásticos temas que agradan cuando modula su voz y la sitúa en escalas algo más bajas, haciendo que el tema discurra cual río sin ningún elemento que frene su discurrir y si encima añadimos que tiene al gran Mularoni a las guitarras le dota con un plus de potencia que compacta el tema y hace que me parezca un acierto incluirlo para abrir este trabajo.

La potencia se desata con el tema que da título al nuevo larga duración: “Run with the pack” y aquí se desata la tormenta melódica haciendo que cada instrumento aumente de coraje y fortaleza a la par que empieza a forzar la voz hacia registros que no acaban de cuadrarme mucho como en la entrada del estribillo que me supone un pequeño rechinar de dientes unido a que no me entra como está ejecutado ya que se me asimila a cuando suena que se va a desatar una tormenta de proporciones épicas con rayos y truenos que suenan atronadores pero luego ni llueve.

El segundo single “Sacrifice me” cuenta con el extra de la aportación como segunda voz a Deen Castronovo. Con estos mimbres el cesto casi se compra sin verlo pero, siempre hay un pero, el tema no cuaja del todo y es que no encuentro el feelin´ necesario que descargue ese chute de adrenalina que necesito. Hay momentos que me parece ver a unos Pimpinela inconexos, yendo cada uno por un lado sin apreciar ese contrapunto que deberían darse entre ellos.

Con ello no intento desanimar a nadie sino ser sincero conmigo mismo y con vosotros a la hora de desgranaros lo que me transmite y por ejemplo llega “How long” que me llega muchísimo y me recuerda a las mejores voces femeninas de los 80 y a un tema que si estuviera en algún disco de mis queridas Heart me hubiera conquistado al instante. Pura melodía con un estribillo sensacional y un sólo grandioso. Todo ello se junta y claro no puede más que conducirlos al éxito sin duda alguna al ser uno de los grandes temas que nos presenta.

El momento romántico nos llega de la mano de “The sound of yesterday” que cabalga a camino entre balada y medio tiempo por los amplios parajes que nos intenta hacer ver a pesar de que en ciertos tramos suba la energía pero ello no oculta que el maestro Del Vecchio ha estado metido en la elaboración de este disco y que Issa canta muy bien pero que hay momentos, esta canción es un ejemplo, en que el tono es tan agudo que he temido por los cristales del salón que han empezado a vibrar en demasía.

“Come back again now” ha sido el single elegido como presentación y refleja lo que nos ha ofrecido desde su primer lanzamiento y no es otra cosa que canciones con excelsas melodías y de fácil digestión, muy directas y sin complicaciones. Éste es su estilo y si no te gusta pues no deberías seguirla pero como a mí me llama pues debo continuar disfrutando de ella. Un tema muy melódico y lleno de sensualidad y garra, como suele caracterizarse ella que ha sido otro acierto su elección como avanzadilla.

Balada camuflada es “Talk to your heart” en donde volvemos a la disyuntiva de que hacemos con su voz ya que se desgañita viva en algunos momentos cuando el tema tampoco es que requiera esfuerzos sobrehumanos ya que el tema no precisa el meterle agudos tan exacerbados en ciertos momentos, todo lo contrario que “Bittersweet” donde está más cautelosa y la ejecución es más comedida (aunque en momentos parezca un caballo desbocado al que hay que tirar de las bridas para que no empiece a desobedecer las órdenes) lo que le da un punto a favor.

“Closer to you” es un buen tema donde la melodía vuelve a brillar pero que, de nuevo, peca de un estribillo que no remata la faena y queda con la sensación de haber sido un gatillazo en toda regla. Con muy buenas intenciones y ganas de agradar, siendo un tema directo pero con esa pequeña rémora que lo detiene y hace que apruebe pero muy raspado.

Llegamos a otra balada: “Irreplaceable”, y van ya unas cuantas. En mi opinión personal quizás ha abusado un poco de estos temas más lentos en detrimento de aquellos más frescos y “bailables” que le daban más juego y eran más disfrutables.

El cierre con “Everything to me” no hace más que demostrar lo dicho. Acabar con una balada me da un bajón enorme ya que necesito que un disco empiece y acabe con ritmo, si se quiere incluir balada o acústico lo mejor es meterlo como bonus que, a mi parecer, queda más bonito y hace que un disco acabe de forma álgida. Qué es muy bonita y no lo niego pero su posición en este disco no me acaba de cuadrar.

En resumen, un disco que se disfruta sin más pero que desde mi punto de vista ha bajado respecto a los anteriores algunos peldaños y es que el abuso de medios tiempos y baladas creo que hace que se vuelva algo anodino y pierda esa esencia que en otros trabajos nos demostró. Con ello no es un mal disco pero, sinceramente, esperaba algo más.

Recommended.
Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic