lunes, 24 de julio de 2017

THE NIGHTS “THE NIGHTS” FRONTIERS 2017 REVIEW




Frontiers Music s.r.l. 4 August 2017

Tracklist:

1.- Welcome to the show
2.- Nothing but love
3.- Juliette
4.- I will never stop loving you
5.- In a blink of and eye
6.- Hold on
7.- Elegy (You should be here)
8.- Take me to heaven
9.- You belong to me tonight
10.- I wanna be your superhero
11.- We can rule the world

Band:

Sami Hyde - voces
Ilkka Wirtanen - guitarra
Jan-Erik Iivari - batería y percusión
Harri Kokkonen - bajo

A successfull debut with a lot of great ideas


Banda que nace de la unión de Sami e Ilkka en 2015, ambos han trabajado en diversos proyectos reconocidos por todos pero de los que no sabíamos quienes estaban detrás.

Baste decir por ejemplo que Sammi ya cantado en la banda de Tony Mills y ha escrito canciones para numerosos artistas entre los que se encuentra el discazo de The Magnificent donde colaboró en temas como “Lost”, “Drive” y “If it takes all night”. Por su parte Ilkka ha producido cuatro álbumes de Reckless love, atreviéndose a coescribir canciones como “Hot” o “Night on fire”.

Con “Welcome to the show” nos dejan a las claras que no van a escatimar en dejarse los cuernos en intentar que nos guste el disco. Con guitarra y batería potentes se inicia un tema en la onda Art Nation con la pega de un sonido un poco saturado y “sucio” en la mayoría del tema que no deja que el teclado se asome como un rayo de luz ante tanto nubarrón. Aún así un tema efectivo para iniciar el disco y enganchar a la gente que vaya a sus conciertos.

Uffff ese inicio “industrial” de “Nothing but love” me tira algo para atrás porque sólo faltaba Marilyn Manson a la voz para calcar el tema. Menos mal que se torna algo melódico pero esa pesadez en la composición hace que el tema me cargue la cabeza, es como si quisieran enrevesar el tema (hay partes de guitarra en claro guiño a la música clásica) demasiado para lo que debiera de haber sido lo cual lo penaliza sobremanera.

Llegó la hora del single: “Juliette” el cual tan buen sabor de boca me dejó al oírlo por primera vez. Melodía en su punto exacto agravado con algo de potencia pero sin pasarse a los extremos de las canciones anteriores. Desde mi punto de vista si bajasen algo las revoluciones les quedaría un disco maravilloso y no tan sobresaturado de sonido como lo que me ha transmitido hasta ahora.

Lo dicho en “I will never stop loving you” ya que es un tema más calmado en donde se observa mejor cada instrumento y la voz está mucho más lograda al sacrificar la velocidad por la claridad para dar ese medio tiempo que se inicia como balada pero que tiene ese punto de más para no considerarlo como tal. Perfecto para estar en la playa viendo como las olas acarician tus pies mientras cierras los ojos y te imaginas a la top Ambrosio a tu lado.

Aquí ya si que es la onda que me esperaba con un gran tema melódico y demoledor en su desarrollo y estribillo. Y es que “In a blink of and eye” (aunque bien se había podido llamar Fallen) tiene todo lo que esperamos de un tema de melodic rock con profusión de teclados, coros y una estructura sin fisuras por la que adentrarnos con sensaciones cada vez más placenteras.

Con “Hold on” subimos algo la cadencia musical pero manteniéndonos en los parámetros que llevábamos en el anterior tema para sumergirnos en un tema bastante resultón pero sin más sobresaltos lo cual ya es bastante tras la saturación del inicio y es que parece que estaban ajustando los instrumentos para darnos la esencia desde hace unos temas hasta ahora.

Y llegamos a un tema “extraño” ya que “Elegy” pare con el hándicap de sus ocho minutos de duración lo que para muchos es un tabú y echa para atrás. Pero doy fé que merece la pena cada segundo de lo que me ha llegado a mis neuronas ya que entra dentro de lo que podríamos llamar un tema conceptual pero al revés de lo que podríamos pensar es melódico y no entra en el progresivo, aunque algún minuto se le podía quitar pero queda de lujo y me ha encantado.

Y vamos in crescendo con “Take me to heaven” y es que ya hemos cogido velocidad de crucero y vamos disfrutando del paisaje sin preocuparnos del sonido del motor del principio del viaje. Otro tema fresco y dinámico que igual no aporte nada nuevo al panorama musical pero nos hace disfrutar del momento y lograr olvidarnos de los sinsabores del día a día.

Faltaba la semibalada de todo disco y aquí le toca a “You belong to me” donde el sonido de batería ha llegado a los límites permitidos por la ley y permite que el teclado flote a su libre albedrío por el espacio y haga que sus notas nos lleguen como una ligera brisa en medio de este calor sofocante. Una delicia para disfrutar en una buena compañía a la luz de unas velas y con una cena romántica.

Pero como nos habíamos acostumbrado mal “I wanna be your superhero” nos saca de nuestro Edén para devolvernos a la realidad con esa suciedad en el sonido que tenían al principio y subiendo unas cuantas octavas el sonido para darnos un tema que se deja oir pero que debería de aprender de sus hermanitos mayores que juegan en otra liga.

Se acaba con “We can rule the world”, otro medio tiempo efectivo pero sin más miramientos que es cómo si nos dijera hasta la próxima vez que nos veamos. Que ojalá fuera en concierto de Brother Firetribe en Madrid,  a los que telonean durante este año.

En resumen: un disco que me ha gustado mucho pero que si pulieran el sonido un poco van a estar pronto en un escalafón bastante alto, lo cual creo que harán en su próximo disco si no me confundo porque de ideas van más que sobrados.


Highly Recommended
AORLAND SCORE : 88/100

REDACTOR: MANUEL GARCIA




Image and video hosting by TinyPic

LIONHEART “SECOND NATURE” AOR HEAVEN REVIEW 2017






AOR Heaven 25 August 2017

Tracklist:

1. Prelude
2. Give Me The Light
3. Don't Pay The Ferryman
4. Angels With Dirty Faces
5. 30 Years
6. On Our Way
7. Second Nature
8. Prisoner
9. Every Boy In Town
10. Time Is Watching
11. Heartbeat Radio
12. Lionheart
13. Reprise

Band:

Lee Small (lead vocals)
Dennis Stratton (lead guitar / backing vocals)
Steve Mann (lead guitar / backing vocals)
Rocky Newton (bass guitar / backing vocals)
Clive Edwards (drums)

Classic rock with a fantastic vocals”

            Y seguimos con los regresos de grupos de los 80 y concretamente le toca el turno a esta banda con un único disco a sus espaldas y con moviento de los miembros originales también cogiendo en este caso al trotamundos Lee Small a las voces.

            El regreso se debe en gran medida a Rich Cliffe (promotor del exitoso festival Rockingham) que les pidió que se reunieran para una actuación en dicho festival y tuvo tanto éxito que decidieron grabar este nuevo disco y actuar más tarde en el prestigioso Sweden Rock.

            Voy a intentar no comparar el regreso con el disco de 1984 titulado Hot tonight e intentar verlo como una banda “nueva” que saca un nuevo disco el cual debo intentar ver que me transmite y plasmarlo en unas pocas líneas.

            “Prelude” abre el álbum y nos dirige hacia “Give me the light” en donde nos inunda un aire retro que nos transporta a finales de los 70 o principios de los 80 con una instrumentación donde los efectos no juegan un papel tan importante y la música prevalece por encima de todos y hace ver quien tiene categoría respecto a muchos que intentan tapar sus carencias con montones de capas que dotan a muchas canciones de un carácter totalmente artificial. Un gran tema tanto en lo vocal (no podía ser menos con la gran voz de Lee) como en lo instrumental y coral para empezar que me encanta.

            Seguimos con “Don´t pay the ferryman” en donde sube un poco las revoluciones pero sin sacrificar la melodía y recordándome en trozos al gran desparecido Gary Moore para dar un tema compacto y con esa sensación añeja que nos transporta al pasado irremisiblemente.

            “Angels with dirty faces” es una vuelta de tuerca con un sonido algo más moderno pero sin llegar a unos extremos insospechados y es que se contienen para dar a los temas ese aire “envejecido” que nos hace rememorar tiempos pasados que en muchas ocasiones fueron mejores y que nos viene bien para volver a escuchar música que hace tiempo no oíamos.

            Y que más da que hayan pasado ya “30 years” si las canciones que continúan tocando son tan buenas como las anteriores. Y es que aunque no quiera comparar muchas veces recuerdo el anterior disco en mi subconsciente y aunque disten ya tantos años a veces el recuerdo me queda y rememoro viejos laureles.

            Es un disco no apto para aquellos que vivan del presente y quieran escuchar sonidos más actuales pero es recomendable oír cosas como este disco donde se rememoran sonidos más clásicos que han servido de base para muchas de las bandas que tanto nos gustan ahora y como muestra de ello la instrumental “On your way”.

            Llegamos a la canción que da título al disco “Second nature” y una de las más destacadas ya que lleva una cadencia a medida de Lee para que demuestre su poderío vocal a la par que las guitarras y batería se acompasan en un ejercicio de precisión cual relojero suizo y culminan con un efectivo estribillo rematado por un destacado coro. Es decir, han dado en el clavo con mis gustos y este tema es de los que tanto me gusta poner una y otra vez.

            Y siguen con “Prisoner” la misma senda que el tema anterior para dar otro tema destacado que escarba en mis raíces en busca de esos sonidos que han sido la base de lo que actualmente puede satisfacerme en lo que al tema musical se refiere.

            El momento balada toca con “Every boy in town” en dónde la sensibilidad se pone a flor de piel con la voz y el teclado dando rienda suelta y erizándonos el vello a cada nota que penetra en nuestra cóclea y se transporta por los neurotransmisores al SNC. Toda una gozada de tema.

            Continuamos con “Time is watching” en otro tema con clase y sabiduría culminado con un estribillo de muchos kilates que nos deja un gran regusto al igual que sucede con “Heartbeat radio” . Y es que ambos temas reflejan en su justa medida lo que nos ofrece el disco y son una masterclass para ver la precisión y el saber estar de cada instrumento y cómo deben entrar los acordes acompasados con la voz en cada momento.

            La vuelta a los temas de la vieja época retorna con “Lionheart” y es que tras el buen saborcillo que tengo el meterlo ahora no me encaja bien y me amarga un poco ya que habíamos cogido un camino melódico muy apetecible pero nos hemos encontrado con un semáforo que nos ha hecho parar la marcha y que nos ha fastidiado la media que llevávamos de kilómetros/hora y no podemos más que lamentarnos mientras de fondo suena “Reprise” (acústico reducido del tema que da título al album).

            En resumen: un disco muy apetecible pero que hay que escucharlo con otra mentalidad distinta a las que nos movemos al intentar asimilar los nuevos lanzamientos.

Recommended
AORLAND SCORE: 84/100

Redactor: Manuel García

     

            




Image and video hosting by TinyPic

KRYPTONITE “KRYPTONITE” FRONTIERS 2017 Review





Frontiers Music s.r.l. 4 August 2017

Tracklist:

1.- Chasing fire
2.- This is the moment
3.- Keep the dream alive
4.- Fallen angels
5.- Across the water
6.- Love can be stronger
7.- Knowing both of us
8.- Get out be gone
9.- One soul
10.- Better than yesterday
11.- No retreat no surrender

Band:

Jakob Samuel – voces
Michael Palace - guitarras
Pontus Egberg - bajo
Robban Bäck – batería

“Fantastic melodic album with powerful tracks and positive energy”


            Y bajo esta portada de cómic de antaño con reminiscencias ochenteras a tope y con un halo misterioso se presenta esta banda cuyos componentes son más que conocidos por todos y es que miembros de The poodless, Palace, Treat, ex-Eclipse y todos bajo la batuta de Perugino y Del Vecchio hace un producto más que apetecible para tumbarse en el sillón de descanso con los auriculares y poner a buen volumen el disco mientras saboreas una buena cerveza fresquita en una jarra cerámica recién sacada del congelador.

            Abre el disco el single “Chasing fire” que es toda una declaración de intenciones de lo que presentan donde las guitarras tienen un lugar privilegiado en una canción directa a más no poder que entra cual cañonazo en tu cabeza y no deja que salga de ella mientras repites su nombre como sucede con el estribillo machacón que tiene. El sólo “misterioso” es alucinante y marca de la casa del gran Mr. Palace que juega con los trastes como le apetece.

            Esos teclados envolventes abren “This is the moment” y mantienen el ambiente del tema mientras Jakob intenta acompañarlo de la mejor manera posible. Es un tema “simplón” de estribillo fácil como el anterior y no sé pero me está dando que es de esos refritos que se nos ofrecen de cuando en cuando y que son de fácil deglución pero sin sabor alguno y fácilmente olvidables. Ojalá me confunda pero van dos de dos y el inicio suele marcarme el devenir de los discos, con ello no digo que sean malos temas sino que son más de lo mismo sin ofrecer nada nuevo.

            “Keep the dream alive” sigue con el comienzo igual que los anteriores aunque aquí el tema lleva un devenir algo más trabajado sobretodo en el tema teclados que se escuchan al fondo y nos conduce a una carretera donde la ausencia de curvas, subidas y bajadas es notoria. Ponemos sexta y el controlador de velocidad y nos dedicamos a seguir el tema sin alterarnos lo más mínimo mientras vemos el paisaje por la ventanilla.

            Momento balada con “Fallen angels” y es que hasta las guitarras me suenan a haberlas escuchado hasta la saciedad, o llevo demasiada música a mis espaldas o no me están ofreciendo lo que esperaba y eso que este tema es bastante destacable ya que rebosa melodía por doquier y es una preciosidad pero mi mente ha perdido la capacidad de sorprenderse y está en modo continúa sin más.

            Continúan con un aire sereno en “Across the water” hasta que llega ese estribillo demoledor, aquí sí tengo que destacarlo porque sube la puntuación del tema y hace que me vuelva a enganchar al disco con esta cadencia en lo musical que me lleva a preguntarme si serán capaces de elevar el nivel un poco más.

            Y llegó lo que esperaba con “Love can be stronger”, se desató la tormenta musical con esa guitarra y melodía algo más “endurecidas”. Quizás es que me encuentre en un periodo más “oscuro” pero mi cerebro me pide escuchar que cada instrumento me muestre niveles más extremos a los que puede llegar más que tocar dos notas en todo un tema y quedarse a gusto; será por eso que el reguetón (o cómo se escriba, nunca he tenido el más mínimo interés en intentar saber ni cómo se deletrea) me causa un ardor de estómago extremo con sus samples sin valor alguno y repetidos hasta la saciedad.

            Y llegó la balada del disco con “Knowing both of us”. Bien ejecutada y correcta. Sabéis que no soy mucho de baladas porque llegan a aburrirme pero entiendo que tengan cabida en cada disco porque siempre es bueno dar un descanso mientras se escucha y en mi caso aprovecho para tomar un refrigerio mientras está sonando de fondo.

            Subimos las revoluciones con “Get out be gone” y abandonamos los sonidos más aoreros para introducirnos en un hard rock algo más sucio en dónde la parte instrumental escala y se pone a la cabeza del pelotón para tirar del carro del grupo y darlo todo en post de una subida a un ritmo algo más alto del que nos hemos acostumbrado.

            Pero una vez hemos llegado a la cima “One soul” nos vuelve al terreno llano con melodía y coral ya escuchados hasta la saciedad una vez más y que aunque de fácil escucha no me hacen pegar ese respingo de alegría y sorpresa por oír algo novedoso que me llene y me llegue a emocionar.

            Y mira por donde la mejor canción del disco ha llegado y se llama “Better than yesterday”. Le he dado varias vueltas porque me ha gustado un montón tanto ene l desarrollo como en la ejecución del estribillo donde la melodía cabalga libremente y da una sensación de frescura y un aroma agradable que hace que mi pituitaria se extremezca de placer a la par que despiertan el resto de mis sentidos para organizar una orgía de sensaciones agradables que hacen que el tarro de las esencias se destape. Vaya TEMAZO.

            Se acaba con “No retreat no surrender” y aires arabescos se cuelan por la ventana en otro tema a destacar por la variedad que posee y es que dejan para el final lo mejor del disco con dos temas que hace que me estremezca de gusto cuando pensaba que ya no iba a hacerlo.

            En resumen: un disco que es muy bueno pero que en el inicio va muy plano y sin aportar nada nuevo para ir recuperando hacia el final y dar la sensación de frescura en algunos momentos.

Highly Recommended
AORLAND SCORE: 89/100

REDACTOR: MANUEL GARCIA


            

Image and video hosting by TinyPic

GODS OF SILENCE “NEVERLAND” ROAR Music 2017 Review





Label: Roar Music
Out: 8 September 2017
Genre: Melodic Metall

Tracklist:

01. Gods of Silence (Intro)

02. Army of Liars

03. Against the Wall

04. Neverland

05. Full Moon

06. The Phoenix

07. Demons

08. Wonderful Years

09. Alone

10. You Mean Nothing More To Me

11. All My Life


Band:

Gilberto Meléndez – Vocals (Maxxwell)

Sammy Lasagni – Guitars (Panorama, ex Kirk, Godiva)

Bruno Berger – Keyboards (ex Kirk, In Your Face)

Daniel Pfister – Bass (ex Kirk, Dr. Crankenstein)

Philipp Eichenberger – Drums (Panorama, Legenda Aurea, ex Kirk, PX-Pain)



“Powerful and epic metal with a lot of keyboards that carry you to a fantastic lands”




Sorpresa mayúscula la que he encontrado en mi email cuando me ha llegado este grupo surgido de las cenizas de los antiguos Kirk (banda fundada de los 90) con un nuevo cantante en sus filas y que antiguamente era una banda que presentó unos discos bastante decentes yque veremos si en su nueva andadura han mejorado sus prestaciones musicales.

Por lo menos la portada me gusta más que las que hacían con Kirk y le da ese toque misterioso que dan ganas de ver si la música hace honor a ella.

Rápidamente y con la “Intro” épica intentado ponerme los dientes largos (me encantan este tipo de intros) me apabulla el inicio de “Army of liars” en donde la “armada” lidera la batalla con una contundencia brutal y es que Gilbi le da la entonación que merece el tema que se mece en una cuna de teclados constantes y una batería arrolladora (cómo se nota la mano de Dennis Ward en la producción, mezcla y masterización). Tema épico marca de la casa demuchos grupos que se dedican a darnos el placer de hacer música con esa temática.

“Against the wall” nos muestra otra sinfonía de metal melódico en donde el teclado lleva el alma del tema y deja que el resto de instrumento y voces se acoplen a él y le den forma al cuerpo. Quizás me falta algo de contundencia a la hora de meter el estribillo y es que en el previo lo encaran con una efectividad absoluta pero lo rematan algo fríamente sin darle el martillazo definitivo que rompa la roca en dos.

Llegamos al tema homónimo del album “Neverland” el cual comienza de forma más abrupta y “oscura” que los anteriores como si negros nubarrones se cernieran en su composición y va tomando velocidad como un coche con elevado caballaje a velocidad alta, el cual tarda en recuperar pero una vez lo hace se embala hacia su destino. Aquí los teclados me  chirrían un poco porque parece que Camela ha metido mano y “cansan” un poco al repetirse
hasta la saciedad.

Ésto ya es otra cosa y es que es una gozada ponerse los auriculares mientras suenan los primeros acordes de “Full moon” en donde se mezclan los recuerdos de grandes grupos que fueron precursores en este estilo y sentaron las bases de estas formaciones. El tema en sí está  muy bien musicalmente pero necesita esa resolución de la que vengo preguntándome en  anteriores temas y es que precisa de un estribillo bien enzarzado que le dé la puntilla final y  haga que el tema sea redondo.

Otro alarde instrumental para la introducción de “The Phoenix” y es que no nos podemos quejar del trabajo que lleva ensamblar esas combinaciones instrumentales y que es digno de alabar al igual que los constantes cambios de registros vocales como si nos estuviera narrando un cuento mientras gesticula y entona en función de lo que nos quiera describir. Tema de nuevo efectivo y resultón.

“Demons” sigue el ritmo marcado aunque aquí le meten un poco más la puntilla al estribillo y lo dotan de más melodía para decirme que han escuchado mis plegarias y que saben hacerlo como deben respetando las doctrinas que se deben seguir en este estilo musical y que han hecho grandes a muchos otros grupos.

En “Wonderful years” le metemos un extra de “agresividad” en las voces sin llegar a extremismos pero sacrificamos el aspecto más épico para dar un tema algo más plano de lo habitual excepto en el sólo donde abunda la clase y el buen hacer, como ya he dicho en repetidas ocasiones.

Tremendísima intro de “Alone” que nos introduce en las catatumbas donde las voces espectrales esperan respuesta contundente por parte de Gilbi con una melodía fenomenal que dota al tema de diferentes partes solapadas a la perfección. Quizás sea el tema más rico en variedad y mejor conjuntado de los que he escuchado hasta ahora.

“You mean nothing more to me” y el cierre con “All my life”no aporta nada nuevo al resultado global aunque es un tema que continúa con la dinámica del album y no desmerece en absoluto el poder formar parte de él.

En resumen: un disco que tiene muy buenas ideas pero que quizás le falte ese algo en los estribillos que hagan que me emocione sobremanera. Aún así es una delicia musical que debéis por lo menos tener la curiosidad de escuchar.

Recommended
AORLAND SCORE: 78/100

Redactor: Manuel García

Image and video hosting by TinyPic

DA VINCI “AMBITION ROCKS” AOR HEAVEN 2017 REVIEW



AOR HEAVEN
Genre: Melodic Rock
Release: 25 August 2017 


Tracklist:

1. The return
2. Vicious circle
3. Curious sensation
4. I’ve come all this way
5. See u when I see you
6. Rocket of fame
7. Angel
8. Storm on the horizon
9. Little Lonely
10. Sole survivor
11. Painted lady
12. You’re Mine
13. Touch of humanity

Band:

Gunnar Westlie – guitarra
Dag Selboskar – teclados
Erling Ellingsen - voz
Roy Funner - bajo
Bjørn Olav Lauvdal - batería

“Great return with an album that you came back to the 80´s”
     

Retorno tras 25 años ya de esta exitosa banda de finales de los 80 en donde editaron dos discos notables (“Da Vinci” y “Back in business”) que encandilaron a la parroquia melódica que los seguía junto a grupos como Return o Stage Dolls que estaban en auge en aquella época.

Aparte de ambos discos se publicaron ilegalmente algunas demos en Europa que creo han sido retocadas y han formado parte de este disco ya que algunas canciones rezuman ese sonido añejo que los caracterizaba. La formación ha sufrido bastantes cambios respecto a la original (sólo quedan Gunnar Westlie y Dag Selboskar) aunque a pesar de ello mantienen el nombre como sucede con algunas otras bandas lo que sirve de reclamo para los que los conocíamos de hace ya tiempo.

Sin más dilación vamos a ver si hacemos una vuelta al pasado o tenemos la sensación de que ha sido un fiasco el volver; el desenlace dentro de unas pocas líneas lo veréis.

Abrimos con la breve intro “The return” la cual nos abre la puerta a “Vicious circle” en donde la profusión de teclados acaricia nuestros oídos para introducirnos en un tema que podríamos denominar curioso y es que aunque la dinámica que lleva está bastante bien pero llega al estribillo y es un intento de abrir una puerta pero hacia la mitad no consigo que cedan las bisagras para poder entrar y es que no acaba de rematarse en condiciones sino que se queda en un quiero y no llego. A pesar de ello el tema no desagrada su escucha y deja partes que pueden aventurarnos hacia un buen fin.

Turno para “Curious sensation” en donde se desatan para dar un tema que ya empieza a gustarme mucho y más con ese sólo que tiene que destila calidad a raudales. Aunque la voz del cantante penaliza algo en el tema que podía haber destacado algo más.

Llega el acertadísimo single “I´ve come all this way” ya que es puro Da Vinci y tiene pinta de ser una de esas demos que quedaron en el cajón y que recuperan ahora aunque no esté dentro de las que se publicaron ilegalmente. Es una delicia de tema y tiene todo lo que podemos pedir, teclados sobresalientes, coros perfectamente adornando el tema, guitarras destacadas y hasta la voz me gusta como queda aquí dándole una entonación suave que arropa al tema y nos lo empaqueta cual sábana de seda acariciando nuestra piel.

Y para que sigamos viendo que es un buen retorno llega “See you” en el cual si queréis saber cómo se deben meter coros por doquier no tenéis más que darle al play y ver cómo engrandecen el tema y le dan pomposidad a lo largo y ancho no dejando espacio para que alguien arruine el tema y encima le dan esencia floral con un sólo de esos que te hacen sonreir y recordar tiempos pasados. Qué gran tema para los nostálgicos como yo.

Y si queréis aún más con “Rocket of fame” tenéis dos tazas ya que es otro tema en donde la profusión de teclados envuelve el producto hasta el punto que se marca un sólo que parece adentrarse hasta en el progresivo pero sin que penalice en absoluto un tema dónde los coros son grandilocuentes y perfectos volviendo a ofrecernos otro gran tema y van ya unos cuantos seguidos por lo que parece que la vuelta ha merecido y mucho la pena ya que va a adornar mi estantería junto a sus hermanos a finales de agosto.

El momento balada le toca a “Angel” que es un medio tiempo muy saludable y que nos permite descubrir la clase que tienen y cómo con un tema “sencillo” se puede llegar a muchos corazones sin hacer grandes alardes instrumentales ni embruteciendo un tema sin sentido. Sólo con dotarlo de melodía y una gran voz el huevo sale perfecto sin quemarse y con la yema en su punto exacto para que su sabor nos encandile.

Pero como en todo buen cocido algún garbanzo amargo queda y aquí le corresponde la analogía a “Storm on the horizon” y es que no me llena porque parece que cada elemento va por libre. Los coros entran pero no encajan con el teclado que hace unos compases difíciles de asimilar y aquí si que casi entran en terreno progresivo peligrosamente alejándose del AOR más convencional que nos venían demostrando hasta ahora y que tan grandes sensaciones nos había dejado.

A ver si “Little lonely” logra volver a la senda pero se queda a medio camino, la verdad es que lo intenta pero la arma en un estribillo sin alma y que parece estar metido con calzador para llegar a una meta que se ha acortado debido a las inclemencias del tiempo, incluso el final es abrupto cómo si hubiera prisa por acabarlo.

A pesar de todo llega uno de los grandes temas de este disco que es “Soul survivor” en dónde vuelven por sus fueros para darme en la cara como ese azote de calor que nos castiga en estos días pero con el añadido de poder meterme en la piscina y notar esa sensación de frescor recorriendo mi cuerpo mientras las notas, coros y voz me hacen estremecerme de gusto sin ganas de que acabe el tema.

“Painted lady” tiene retazos a los Purple en lo que confiere a los teclados y un tufo a antaño que apesta pero que no encaja con la dinámica del disco y no sé que pinta aquí realmente ya que podía haber formado parte como algún bonus o algo similar más que formar parte del disco.

Y de nuevo de forma abrupta (a lo largo del disco los temas acaban y algunos empiezan como si les hubieran metido la tijera cosa que no acabo de entender y más tras los adelantos que hay hoy en día para poder editarlos en condiciones) comienza “You´re mine” que como su nombre nos hace sospechar es un medio tiempo tirando a balada ideal para conquistar esos corazones tachueleros que muchos aparentan tener.

Cierran con “Touch of humanity” en otro alarde de meter un tema extraño en su dinámica y composición y que tampoco entiendo que pinta aunque por lo menos han tenido la decencia de ponerlo al final del disco.

En resumen: un buen regreso con media docena de canciones destacables y que harán las delicias de quienes nos encantaros sus dos primeros trabajos pero que peca de tener algunos temas de relleno que no casan en el conjunto. Aún así os recomiendo una escucha.

Highly Recommended
AORLAND SCORE: 85/100

Redactor: Manuel García





Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 21 de junio de 2017

RIAN – Out Of The Darkness Melodic Rock Records 2017 Review





RELEASE  DATE: July 22 
GENRE: Melodic Hard Rock 


Track Listing:
 01. Out Of The Darkness 05:26 
02. In A Dream 04:57 
03. Time Of Your Life 03:36 
04. Out Of My Mind 04:15 
05. Remember 04:31 
06. Shaping Fear 04:56 
07. Hide Away 04:21 
08. In The Night 03:38 
09. All The Time 04:59 
10. Burn The Love 04:21 
11. Pain 03:26 

RIAN is: 
Richard Andermyr: Vocals, 
Guitar Jan Johansson: Drums 
Jonas Melin: Bass  




Bajo la batuta del productor Daniel Flores se presenta esta formación proveniente de Stockholm con un sonido moderno y a la vez melódico con muchas influencias de bandas clásicas. Es dificil decir si esta formación suena a Bon Jovi, Chicago, Dokken, FM, Gary Moore, Giant, Journey, Metallica, Skid Row, Toto, Van Halen, Warrant, Whitesnake and Winger como reza su promo porque es muy fácil sonar a los clásicos cuando has crecido a su sombra.

Rian se presenta como una de las apuestas fuertes de la compañía Melodic Records que en los últimos tiempos se encuentra inmersa en una remodelación interna fichando a grandes formaciones para potenciar el sello . Es muy posible que Rian sea una banda que sorprenda gratamente a la audiencia de este sello.

Con Out Of The Darkness  y sobre todo  In A Dream  se presentan ante todos nosotros como un grupo con las ideas muy claras y con un sonido melódico que se aleja ligeramente de todos los sonidos escuchados hasta el momento. Entre todos los grupos mencionados anteriormente incluiría a White Lion porque en muchos momentos  recuerdan mucho a las composiciones de Bratta y Tramp.

Buenas melodías nos esperan de esta formación donde quizás la voz de Richard sera quizás una de las partes que menos me llama la atención. No porque sea mala sino porque no me transmite nada en general en los temas que uno escucha.  Me recuerda en ciertos momentos al vocalista de Bai Bang. Aún así atentos a los temas Time Of Your Life  y Out Of My Mind.

Con Remember dan un respiro y ofrecen una balada que para nada engancha y pasa totalmente desapercibida dando paso rápidamente a Shaping Fear  otro corte con poca historia que contar y que no consigue captar mi atención.


De la parte final del disco destacar quizás In The Night donde vuelven a ofrecer las mismas melodías de los primeros temas del disco pero con un estribillo algo más contundente.  Del resto de composiciones nada que comentar.  Pocas melodías que enganchen al público. 

En cierta manera  me he llevado una pequeña desilusión. Muchas esperanzas tenía puestas en este nuevo lanzamiento que al final se ha quedado en nada.  Un disco normalito que será engullido por la cantidad de buenos lanzamientos que este año estamos disfrutando. 

Recomendado // Recommended
AORLAND SCORE: 77/100




Image and video hosting by TinyPic

martes, 20 de junio de 2017

TEN " Gothica" Frontiers 2017 Review





Release: 7 July 2017

Track List

01. The Grail
02. Jekyll And Hyde
03. Travellers
04. A Man For All Seasons
05. In My Dreams
06. The Wild King Of Winter
07. Paragon
08. Welcome To The Freak Show
09. La Luna Dra-Cu-La
10. Into Darkness

TEN

Gary Hughes - Vocals, Backing Vocals, Guitar, Bass and Programming.
Dann Rosingana – Guitar
Steve Grocott – Guitar
John Halliwell – Guitar
Steve McKenna - Bass Guitar
Darrel Treece-Birch – Keyboards
Max Yates - Drums and Percussion

Additional Backing Vocals – Karen Fell


Tras su último disco publicado en 2015 ( Isla Muerta) donde recibieron muy buenas críticas por parte de la prensa Gary se ha tomado su tiempo para componer su nuevo trabajo titulado en esta ocasión Gothica. Como en sus últimos lanzamientos, será un disco bastante comentado, no tanto por su calidad sino por el camino emprendido en sus últimos lanzamientos. Hay que tener claro que TEN tal y como se dió a conocer es una etapa ya cerrada por su fundador. Ahora está inmerso en un camino que no sé muy bien donde le conducirá. No publica malos trabajos pero se quedan bastante alejados de los grandes lanzamientos comerciales que últimamente lanza su propia compañía.

Es posible que sea un genio incomprendido y que sus composiciones musicalmente sean increíbles pero si es cierto que la gente le exige cada vez más y sus discos recientes no terminan de cuajar. Es increíble como en su etapa con Chris Francis lanzase discos mucho más comerciales que los que publica tras su marcha. En estos momentos se mueve en un estilo que aun siendo agradable de escuchar está falto de punch para que su público disfrute con sus composiciones.

Y eso que el disco no comienzan nada mas con la increíble The Grail donde nos traslada a las típicas composiciones de su aclamado Robe o The Name of the Rose.  Me parece curioso que a medida que las producciones de sus discos ha ido mejorando haya bajado tanto el listón con sus composiciones comercialmente hablando. Para nada son temas malos, ni mucho menos y gustarán sobre todo a los fieles seguidores de la banda. El problema es que cada vez vamos perdiendo más adeptos a este tipo de discos. La base principal de TEN proviene  de sus primeros discos que poco a poco van quedando atrás por el irremediable paso del tiempo. En esta nueva etapa tengo la impresión que pocos seguidores están consiguiendo reclutar. 

Aún así tenemos momentos notables como los que se viven en Travellers, un medio tiempo de los que Gary nos tiene acostumbrados y que nos traslada de nuevo a la etapa más melódica de este proyecto que ya dura mas de 27 años . A continuación nos trasladamos a la edad media con ciertos toques al disco Spellbound con el tema A Man For All Seasons.  Son 7 minutos de intensidad máxima.

Con In my Dreams hacen un guiño a todos esos temas mágicos que escondían sus últimos discos.  Un tema mucho más accesible y más comercial que el resto y que dibujará una sonrisa en vuestro rostro. No es de sus mejores composiciones pero es bastante buena.

Los temas Jekyll And Hyde & The Wild King Of Winter tiene cierta similitud en su estructura con algunos de los temas de sus últimos discos y apenas sorprenden. Aún con calidad se me antojan planos como para levantar el ánimo. Aún así encajan en un disco con mucho ritmo y con las pausas justas para disfrutar con tranquilidad.

Paragon es otro medio tiempo que ya nos adelantó su compañía y que dentro del orden natural del disco relaja aunque si es cierto que uno siempre espera mucho más de los medios tiempos de Gary. 

Del final rescato quizás  La Luna Dra-Cu-La donde le sonido DARE " Blood From Stone" está presente en sus ritmos. Un tema rockero con ciertos aires a RED . Quizás se convierta en uno de mis preferidos de este nuevo lanzamiento.

El disco se despide con otro medio tiempo Into Darkness donde volvemos a encontrarnos con recuerdos de su pasado. No es un gran medio tiempo pero por alguna razón engancha.

En resumen, un disco del que quizás esperaba mucho mas. No está mal, hay buenos temas  pero en lineas generales se me hace demasiado largo en ocasiones y donde echo en falta algún gran hit de los que disfrutábamos en sus primeros lanzamientos. Tengo la impresión de que TEN está en terreno llano y que le cuesta decidir hacia donde quieren encaminarse.  Quizás es momento de reflexionar y decidir hacia donde quieren mirar en un futuro, al Melodic Rock de antaño o hacia el estilo que ahora procesan, difícilmente catalogable.

Para fans incondicionales de la banda.


Recomendado // Recommended 
AORLAND Score: 82/100



Image and video hosting by TinyPic

lunes, 19 de junio de 2017

ALL 4 1 “THE WORLD´S BEST HOPE” FRONTIERS 2017 REVIEW



Frontiers Music s.r.l. 7 July 2017

Tracklist:

1. After The Rain
2. Cyanide
3. Down Life’s Page
4. Mother Don’t Cry
5. Show Me The Way
6. Walk Alone
7. Don’t Surrender (To Love)
8. Hero In Your Life
9. Never Back Down Again
10. Who Knows
11. The World’s Best Hope

Band:

Terry Brock: voces principales
Robert Berry: bajo, voz
Gary Pihl: guitarras 
Matt Starr: batería


"Sugestive album with two of the best voices inside melodic´s metal vocalists"



Vaya papelón que me ha tocado cuando han delegado en mí el hacer la reseña de un disco muy esperado entre la parroquia de los seguidores más acérrimos del AOR. Y es que juntar a las voces a dos grandes genios como son Terry Brock (Strangeways, Giant) y Robert Berry (Alliance) es sinónimo de una calidad a raudales que es muy difícil de igualar y si añadimos a Gary Pihl (Boston, Alliance) a la guitarra ya tenemos un combo brutal, aunque ya comienzan con una desventaja y es que se les va a exigir mucho más que a los demás ya que han firmado, por separado, discos inolvidables y que han calado muy hondo en nuestra memoria.

No nos demoremos más y demos al play para que su single “After the rain” ilumine nuestra estancia y rompa el silencio con preciosas melodías que nos sobrecojan. Sólo oir los primeros acordes y la sensualidad y calidez de Brock hace que mis recuerdos hacia Strangeways rebroten y dibujen una sonrisa en mi rostro, ello unido a una melodía sencilla pero efectiva y la entrada posterior de Berry para coger el relevo a las voces, hacen que no quepa más de gozo y sólo tenga elogios hacia ambos por hacer que en mi mísero día se abra un haz de claridad que me permita disfrutar de las grandes situaciones y momentos que nos rodean.

Otro de los temas de adelanto es “Cyanide” que aunque baja un poco respecto a la calidad del anterior es un muy buen tema sustentado por el teclado que marca la pauta a seguir y permite el lucimiento vocal de este par de vacas sagradas. Eso sí mi pero es acerca del sonido de batería que queda un poco en segundo plano y sin la nitidez que debiera tener. Supongo que debido al peso que tienen los dos mandamases y que habrán querido destacar por encima del resto.

Y llegamos al primer tema que aún no se había escuchado: “Down life´s page” en donde Berry entona similar a Mr. Catley de Magnum dándole ese aire a cuento narrado mientras estamos sentados en torno a la hoguera en esas noches de invierno dónde el frío cala nuestros huesos y sólo una buena historia acompañada por una gran canción nos hace ver el futuro con otros ojos. Enorme tema con mucha garra y fuerza , demostrando que no hace falta atronar al personal para lograr un buen y efectivo resultado.

Con el título de “Mother don´t cry” ya nos podemos hacer una idea de lo que se nos viene encima. Y es que los temas así están hechos como un buen traje italiano, a medida del dúo vocal para que ambos salgan de la sastrería hechos unos pinceles con el fin de dar el do de pecho y demostrar que hay pocos que les tosan a la hora de dar ese sentimiento a las canciones y dejarse la piel en cada estrofa que sale de su garganta. 

Y llega el tema más “duro” de los escuchados hasta ahora para demostrar que también en esa categoría se defienden de maravilla y es que “Show me the way” muestra el grado de madurez que tienen ya y más tras la experiencia que acumulan a sus espaldas. Aquí dejan al bueno de Pihl que se explaye más allá de lo normal pero sin salirse de madre. Quizás sea de los mejores temas que llevamos hasta ahora o por lo menos de los más ricos en matices ya que sólo hay que fijarse bien los auriculares para escuchar los tonos de la guitarra de fondo y el teclado dando ese hombro al que arrimarse para sentir la plenitud.

Y sin respiro “Walk alone” es otro tema que eleva las revoluciones y nos hace disfrutar de más coros y guitarra en un tema que es muy divertido en su desarrollo jugando quizás con el funky en su base musical pero sin dejar de lado la melodía lo cual es de agradecer porque sale un tema fresco que permite hacer que el disco no entre en una dinámica más suave con el riesgo de anestesiarnos. Es otro de los grandes temas a destacar por mi parte y es que el juego melódico es de destacar.

“Don´t surrender (To love)” es el siguiente en llegar y hacer que vuelva a nuestros corazones esa llama de la que presumen los enamorados y que aflora nuestra pasión y amor hacia la gente que nos rodea y a la cual tanto apreciamos. Una balada que dota de tranquilidad al disco y nos permite disfrutar de la guitarra de Pihl y de la dimensión vocal de estos dos “piezas”.

Y cómo no podía ser de otra manera todos tenemos un “Hero in your life” que nos da fuerza para seguir adelante día a día y lo mejor es refrendarlo con canciones como esta a la que si asociamos a esa persona que tanto idolatramos (mi hija Alejandra en mi caso) nos da una suma que hace que nos comamos el mundo. Y es que este tema para despertarse con la sonrisa que destila mi pequeña me permite afrontar lo que me proponga sin necesidad de vitamina alguna. Fantástico tema que no paras de tararear una y otra vez.

“Never back down again” es nuestra siguiente meta y a fé que nos anima a llegar lo más rápido posible a ella. Tema que podía haber estado incluido en cualquiera de los discos de Brock en solitario porque lleva la misma dinámica de la que hace gala en ellos y en la que su voz adquiere todo el protagonismo con su juego vocal haciendo que las escalas arriba y abajo sea un juego de niños para él.

Y si uno tiene un tema a medida el otro no va a ser menos así que “Who knows” está hecho para deleite de Berry con la misma sensación que el anterior pero barriendo para la otra acera, en este caso acercándose a Alliance.

Cierran con el tema que da título al album: “The world´s best hope” donde la melodía vuelve a escena de una manera especial pero sin acabar de rematar la faena, es cómo si lo tienes todo para hacer que el gratinado salga en su punto pero saques del horno la comida antes de tiempo y no dejes que todos los elementos se mezclen como debieran para dar a tu paladar el placer de deleitarse.

En resumen un disco que tiene temas muy buenos pero hay algunos que bajan el listón general aunque es notable la labor que realizan y que para sí quisieran muchos grupos que sacan nuevo disco. En su debe queda el sonido de batería a lo largo del disco que no me ha terminado de gustar y que no acaban de meter unos estribillos demoledores que me hagan botar una y otra vez.


Muy Recomendado // Highly Recommended
AORLAND SCORE: 88/100

Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic