miércoles, 2 de enero de 2019

TOP 2018 by AORLAND STAFF






Como cada año, os mostramos nuestros  gustos musicales a través de nuestros TOP 2018. Hay muchos discos que como es lógico se han quedado fuera, recordar que son nuestros gustos que para nada deben coincidir con el vuestro. Había que seleccionar 20 discos para el año y aquí los tenéis. Lolo y un servidor hemos confeccionado las listas con todo nuestro cariño siendo fieles a nuestro estilo. Muchas gracias por vuestra confianza a lo largo del año pasado y os deseamos un muy feliz año nuevo.  Os esperamos en la nueva temporada de AORLAND Radio Show que dará comienzo el Domingo 13.






A disfrutar del año que acaba de comenzar !

Antonio & Manuel



Image and video hosting by TinyPic

TOBY HITCHCOCK “RECKONING” Frontiers 2019 Review





Frontiers Music s.r.l. 25 January 2019 
Genre: Melodic Rock

Tracks:

1.No Surrender
2.Promise Me
3.Show Me How To Live
4.Behind The Lies
5.Fighting For My Life
6.Serenity
7.Queen Untouchable
8.Gift Of Flight
9.Don’t Leave
10.This Is Our World
11.Someone Like You

Band:

Toby Hitchcock: Vocals
Daniel Flores: All Keyboards and Drums
Michael Palace: Guitars and Bass
Yngve "Vinnie" Strömberg: Drums and Percussion


“ In Toby we trust. A beautiful landscape to enjoy”



Sabía de su existencia pero no pensaba que fuera a llegarme en este año y lo tenía en cuenta como una de las novedades que más ansiaba escuchar a primeros del año que se nos avecina en pocos días. Y es que al bueno de Toby tras su primer disco en solitario “Mercury´s down”, que tan gratamente nos sorprendió, se le “exigía” otra obra de tal calado que esperemos sea esta que nos presenta en el día de hoy. Todo ello gracias al paréntesis que el alma mater de su grupo Pride of Lions, Mr. Jim Peterik ha decidido tomarse mientras prepara un nuevo álbum de World Stage.

No las tengo conmigo tras el primer single que ha sacado pero vamos a intentar que la vena objetiva aflore a la hora de evaluar esta nueva obra que os desgrano con gusto para AORLAND.

Muy atropellada la entrada de “No surrender” con un batiburrillo instrumental que no permite diferenciar nada entre tanta nebulosa hasta que asoma Toby como un rayo de luz para intentar poner cada cosa en su sitio pero ni con esas puede hacerlo. Me reitero al decir que lo que me ha llegado es un streaming pero no creo que en formato físico suene mejor lo cual es una pena y más teniendo a dos genios como Palace y Daniel dentro del disco que de producción y composición saben bastante. La canción en sí me resulta bastante insulsa y carente de emotividad por más que la voz de Toby sea portentosa como nos tiene acostumbrados.

La cosa sigue sin mejorar con “Promise me” donde el sonido sigue siendo “sucísimo” aunque se palía por el hecho de que la canción es menos copiosa en lo que se refiere a instrumentación y permiten que la voz sobresalga por encima de todo que para eso es su disco en solitario. Os aseguro que por la potencia vocal que tiene este “bicho” da gusto escuchar los temas pero si valoro objetivamente el conjunto de los temas puedo aseguraros que me siento totalmente atónito y un pelín decepcionado. Me esperaba algo que llegara casi a lo indecente en modo positivo pero vuelvo a bajar de la nube donde siempre creo que me van a llevar y se me esfuma mi sueño para aparecer de nuevo con los pies en la tierra y continúo como un día más sin que me transporten a lugares a los que únicamente llego con la música.

Uff menos mal que llega la preciosa balada: “Show me how to live” y me hace temblar hasta las canillas llegando a derretir mi masa ósea y parezco gelatina sin una estructura que me mantenga en pie. Además me viene al pelo en estos fatídicos días como recuerdo a varios clientes que han fallecido en esta semana y como homenaje póstumo a una grandísima persona que ha causado una enorme pérdida entre todos aquellos que lo conocíamos en mayor o menor medida ya que siempre que se acercaba con esa sonrisa contagiosa y ese abrazo sincero lograba que se nos olvidara todos los malos momentos del día cual sanador espiritual. Quizás por ello Dios ha necesitado de su ayuda para intentar que el mundo recupere el equilibrio y ha “osado” arrebatárnoslo para lograrlo. Allá donde estés se que siempre nos harás sonreír y cambiarás nuestra percepción de la vida cuando aflores en nuestra memoria. Gracias por todos esos grandes momentos “Padrino” y si fuese posible guárdanos un hueco a tu lado. DEP.

Lo siento pero he tenido que ir a enjuagarme las lágrimas y es que uno no es de piedra por más que intente parecerlo. Seguimos en este mundo mortal acompañados por “Behind the lies” que parece empieza a coger el tranquillo con una producción más decente pero sigue resistiéndose ese plus que destaque sobremanera. Ya os comento que la voz es fantástica pero los temas no logran llegar a su nivel y se quedan en varios escalafones por debajo. No entiendo estas composiciones donde el estribillo se queda indefinido en algún lugar del tema y no logra hacer que el vello se nos erice al llegar a él. Y ya van varios temas del disco por lo que ha tenido tiempo suficiente de sorprendernos, creo que o me estoy haciendo mayor o el escuchar otros estilos me ha destrozado algunas neuronas y no soy capaz de cogerle el gusto a discos como este.

“Fighting for my life” lleva el mismo camino que el anterior aunque aquí la melodía parece ser algo más fluida y reconocible además de que la producción va mejorando tema a tema, es como si el ingeniero de mesa de cualquier concierto fuese equalizando mejor a medida que los temas van desgranándose por la garganta de Toby. Aquí ya la cosa mejora y va tomando cuerpo el disco que ya iba siendo hora que empezase a mejorar.

Si antes hablo llega el petardazo de la mano de “Serenity” que me suena muchísimo, una vez más y ya son varios discos, a Newman exceptuando la voz claro está. Los coros en la preentrada del estribillo le otorgan fuerza y le añaden un extra al tema que destaca sobre los anteriores y ya empieza a parecerse a lo que estaba esperando y que ha costado que llegara. Si los temas siguieran esta onda el disco tendría una excelente carta de presentación.

Ummm me relamo de gusto y cada vez empiezo a babear de un modo considerable ya que los temas van siendo de una calidad inmensa y “Queen untouchable” le va a la zaga de sobra con unas melodías que empalagan y edulcoran el paladar provocando que calmemos nuestras dosis diarias de azúcar e incluso las sobrepasemos. Los temas empiezan a empatizar con mis sentimientos y enlazan de la forma que me esperaba, lo que lamento es que no sucediera desde el principio del álbum.

Otro tema hecho a medida del nivel vocal de Toby es “Gift of flight” en forma de medio tiempo donde poder hacer virguerías con esa garganta privilegiada que Dios le ha concedido y que tan bien sabe aprovechar. Da un gustirrinín ver cómo las escalas suben y bajan a su antojo, provocando una oleada de sensaciones indescriptibles en muchos casos y que lo único que quieres es dejar que tu mente se escape durante esos casi 4 minutos y vuele a un lugar mejor. 

Con “Don´t leave” pasa algo parecido al anterior aunque con la pega que creo que es mucho más flojo y no saca todo su potencial como debería. Se deja escuchar con facilidad pero es un tema algo “facilón” para lo que nos ha acostumbrado y necesito una dosis más de mi apreciada glucosa para poder extasiarme.

Cosa que no sucede con “This is our world” que es más movido y con una variedad de registros importantes amén de meterle una fuerza y energía que no llevaba el anterior. Aquí la voz nos vuelve a dar toda una lección de empaque y saber estar. Muy buen tema en el que todo está perfectamente sincronizado con un teclado y guitarras fantásticas y unos coros de acompañamiento muy bien ejecutados. 

Nos tenemos que ir con “Someone like you” que es otro esbozo de buen gusto y una oda a la buena interpretación con un tema soberbio en donde se conjuga todo lo que podemos buscar y esperar de un gran tema de AOR. Esos mantenidos al final como hizo en su predecesor en canciones como “Summer nights in Cabo” son de una dificultad suprema y sólo al alcance de unos pocos elegidos. Tremendo final para un gran disco que ha cumplido con creces lo que esperaba de él.

En resumen, un disco que mantiene la senda mostrada en su debut y que va cogiendo carrerilla a medida que avanza, provocando una gran sensación de bienestar y de un trabajo bien hecho. Sí es verdad que peca en los temas iniciales de un sonido que no es acorde a las producciones de Daniel Flores pero que a medida que va transcurriendo se subsana de sobra. Un trabajo que saciará vuestras almas y os permitirá disfrutar de unas grandes veladas mientras suena de fondo en vuestros reproductores.


Highly Recommended
Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic