lunes, 9 de diciembre de 2019

H.E.A.T " II " Gain - Fifth Island Music 2020 Review







Label: Gain
Out: 21/02/2020
Genre: Melodic Rock


Track list: 
1. Rock Your Body
2. Dangerous Ground
3. Come Clean
4. Victory
5. We Are Gods
6. Adrenaline
7. One By One
8. Nothing To Say
9. Heaven Must Have Won An Angel
10. Under The Gun
11. Rise

H.E.A.T

Jona Tee
Jimmy Jay
Crash
Erik Grönwall
Dave Dalone


Ocho años habrán pasado desde que HEAT publicó su mejor trabajo hasta la fecha " Address the Nation",en el momento de la publicación de este nuevo lanzamiento. Son muchos años publicando discos donde la llama de la formación se ha ido apagando poco a poco hasta el punto de perder a dos de sus pilares fundamentales. Eric Rivers y Dave Dalone en el pasado. Ahora tras recuperar a Dave para la formación y publicar un disco cuanto menos controvertido titulado " Into the Great Unknown", pretenden recuperar el tiempo perdido y dar un hermanito a aquel disco que a todas luces era perfecto, tanto a nivel compositivo como a nivel de producción publicado en 2012.

¿ Que ha sucedido en todos estos años para que ahora quieran recuperar el sonido del que todos quedamos prendidos? Uno puede llegar a pensar que han sido prisioneros de su propia compañía de discos quienes le han marcado un poco el camino a seguir o quizás hayan terminando aceptando lo que significaba H.E.A.T para su base de fans.  La sombra de Kenny Leckremo siempre ha estado presente en cada lanzamiento desde que decidiese abandonar el proyecto , y sus más fieles seguidores aún añoran su presencia en la banda,  pero hay que reconocer que Erik Grönwall ha aportado solidez a un proyecto que ha llegado a zozobrar por momentos.

Hay que ser sinceros y reconocer que este nuevo lanzamiento puede hacer revivir a la banda y conseguir de una vez por todas dejar claro que saben y pueden ofrecer un melodic rock de muy hermosa factura.  Mucho más contundente que su " Address The Nation" pero con la misma magia , parece acertado el título que han dado a su nuevo lanzamiento. Es una gran continuación y puede hacer tambalear los cimientos del Melodic Rock europeo.

Uno escucha los adelantos " Rise " y " One by One" y piensa...ummm...han vuelto? realmente han sido capaces de sentarse y volver a recuperar la magia de antaño?  La respuesta es sencilla, SI. Un SI rotundo, sin apenas peros ( que los tiene).  Los temas van cayendo ante  nuestro disfrute y asombro.  Con un tema como Rock Your Body para abrir boca uno puede imaginarse la  metralla que se nos viene encima. Gran composición para abrir boca de un disco que hará las delicias de sus fans más exigentes. 



Hasta el tema We Are Gods donde Erik rompe su voz de manera exagerada,  todo son una sucesión de hits a cual mas comercial. Menuda adrenalina transmiten, melodías al más puro estilo H.E.A.T sin fisuras, directos.....sencillamente cuatro increíbles temas para defender en directo ante el júbilo de su público.  We Are Gods ya se sale de madre. Es el tema mas oscuro, menos directo pero con garra.  Erik se rompe y las guitarras son contundentes. Me lo imagino en directo con todo el público coreando el estribillo que a la vez de sencillo es fácil de recordar. 

Una de las cosas que más me chocan del disco es la poca aportación de Jona Tee a los teclados en detrimento de las guitarras de Dave,  cuando en discos anteriores era todo lo contrario. De siempre Jona era el encargado del 80% de las composiciones de la banda y entiendo que seguirá siendo así,  pero resulta cuanto menos curioso ver como su aportación disminuye en un disco en el que querían continuar con la senda melódica de sus comienzos.  Además no sé hasta que punto Dave se sentirá a gusto con el nuevo sonido de sus guitarras,  cuando siempre era más el estilo de Eric Rivers este tipo de sonidos más rockeros y Dave era la parte más melódica y delicada.

El momento delicado del disco llega con Nothing To Say donde consiguen llegarnos al corazón con un medio tiempo que aun sin ser rompedor consigue el efecto deseado. No consigue el efecto deseado por que al final llega a un ritmo donde uno no tiene la sensación de estar escuchando una balada. También es cierto que H.E,A,T no se prodigan mucho en este registro musical. 

Al final uno se queda con que el disco está muy bien y que agradará a sus fans más hard rockeros pero que seguirá sin llenar del todo a toda su base de fans. El AOR quedó lejos de su aspiraciones hace mucho tiempo y apuntan muy alto.  Para mi salvo We Are Gods , Adrenaline y Under the Gun,  donde ofrecen sonidos  muy parecidos a los que nos pudimos escuchar en su Tearing Down The Walls, el resto se mueven en los niveles de Address the Nation pero sin alcanzar su magia.

Otro tema a discutir del disco es su producción. La batería se pierde entre tanta guitarra y coros, que no digo que sea malo , pero pierde presencia y me recuerda mucho al sonido de batería de Firehouse donde no está presente en primera linea de fuego,  sino que se pierde en el fondo de toda la composición. Malo o no...es un detalle que llega a incomodar.

Buen regreso de una de esas bandas que ya son leyenda y que entre todos  hemos situado a la cabeza de la nueva generación del Melodic Rock europeo y casi mundial. Ahora que hablen sus fans apoyando o no este ambicioso nuevo lanzamiento.

Aorland Score: 8.75
Redactor. Antonio AORLAND






martes, 3 de diciembre de 2019

STRANGERS “BRAND NEW STARS” 2019 REVIEW ( Manuel García)



                                                                                                                                           


Out 19/11
Genre: Melodic Rock
Label: Maldito Records

Tracklist: 

1. Higher Again 
2. The Wind 
3. What am I Going to Do 
4. The End (Against the Tide) feat. Celia Barloz 
5. Wake Up 
6. The Light in the Dark 
7. Covering my Tracks 
8. Somewhere 
9. Stars Like Me 

Band: 

David Infantes teclados 
Baol Bardot Bulsara voces 
Abel Ramos batería 
Carlos Resina bajo 
Miguel Martín guitarra 


“La pasión y el placer descritos en forma de música” 



Muchas ganas había de tener entre mis manos un disco de algo más que una banda, más bien un grupo de amigos que siguen luchando por un sueño que cada vez se torna más factible de realizar. Y es que ya con el anterior trabajo “Survival” el salto cualitativo respecto a su primer álbum fue más que notable tanto a nivel compositivo como en la producción. Pero lejos de conformarse con ello han hecho lo que parecía muy difícil de perpetrar que no era otra cosa que superar el listón dejado por “Survival” y más teniendo en cuenta el cambio de line-up con las salidas del teclista y cantante, sobre todo este último con lo que suele suponer en el devenir de los fans que hilan muy fino a la hora de gustarles el tono de uno u otro cantante. Sin desmerecer a ninguno, permitirme mi osadía al arriesgarme a decir que el cambio ha sido para bien. 

Cuando mi amigo Raúl, implicado en la labor fotográfica del trabajo, me iba contando cómo sonaba cada vez me entraban más ganas de tener la posibilidad de oírlo pero me daban largas hasta que llegó el ansiado día en el que casi me emociono como un niño pequeño en Reyes al tenerlo entre mis manos. Bueno mejor dicho cuando mi hijo Manuel se decidió a colocarlo en la estantería porque lo atrapó cómo una valiosa posesión y no lo soltó hasta que le chantajeé. 

Con todas estas palabras pensaréis que no voy a ser imparcial y voy a ponerlo por las nubes pero os aseguro que sin que me pueda el grado de amistad con sus miembros os describiré lo que he sentido desde el primer segundo. Comenzamos… 

La intro de “Higher again” se me hace una continuación de “Survival” intentando evitar la separación de años entre uno y otro y creando ese nexo que marca que una banda no separe sus trabajos sino que intenten crear un puente imaginario que mantenga un lazo entre ellos aunque luego se note el cambio o evolución que hayan querido dar. En este caso se nota una producción más nítida que el anterior pero no exenta de contundencia y es que la batería de Abel suena apoteósica y cada sonido se escucha cristalino lo que denota una cosa que venimos hablando este último año y es que las bandas nacionales no tienen nada que envidiar a lanzamientos internacionales ahora mismo. A destacar unos coros sobresalientes y un trabajo a las guitarras, de Miguel, inconmensurable. 

Su single “The wind” he de confesar, como así hice a la banda, que me sorprendió y es que me esperaba quizás un tema más como el anterior, más dinámico y menos “enrevesado” pero he de decir que poco a poco me atrapó esa ambientación que lleva y ese cierto aspecto progresivo que lleva y que se manifestará en varios temas del disco con continuos cambios en ciertas partes de los temas que los vuelven más “enigmáticos” y hacen trabajar a nuestras neuronas una y otra vez para sacarles el jugo que poseen. Vocalmente una brutalidad como está cantado y el sólo es monumental pero he tenido que escucharlo unas 15 veces para ver todo lo que tiene que ofrecer así que os invito a que no os conforméis con una sola e intentéis procesarla como se debe. 

Tras un tema dinámico, otro más progresivo el camino natural podría ser volver a otro dinámico pero al contrario de lo esperado “What am I going to do” es un tema a caballo entre un medio tiempo y una balada no pura pero con cierta base azucarada para aquellos enamoradizos. Cada nota, cada estrofa, cada instrumento os aseguro que está calibrado a la perfección e introducido con mucho sentido y todo ello aderezado con una voz que se acopla a lo que el tema pide y crea el “pegamento” necesario para dar lugar a un tema sobresaliente. 

Pero la joya de la corona es “The end”. Es el tema que te hace llegar al sumum y te traslada a otra dimensión inimaginable. La dulce Celia es el contrapunto perfecto a Baol y el juego vocal a unos niveles altísimos sin sonar estridentes en ningún momento y sin perder una nota, logrando algo que espero que Baol me perdone y es eclipsarlo por parte de Celia que se “come” a todo el que se ponga delante con un derroche de talento y clase desproporcionado y si queréis un botón os emplazo a escuchar los últimos 30 segundos del tema para que las endorfinas se os disparen y os volváis locos de placer. Tiene que ser el segundo single, por narices. 

Pasamos a la épica con “Wake up”, otro tema ultramelódico donde los coros vuelven a ser grandilocuentes y Abel se vuelve a marcar un recital espectacular a los bombos. Es otro tema que no desmerece el trabajo global que se han propuesto hacernos llegar y que tendría cabida en cualquiera de los discos que coparán los listados de este final de año como los mejores. Ojito al trabajo de David a las teclas que a lo largo del disco impresiona pero aquí se marca un solo increíble. 

Miguel la describió como la balada del disco y quién soy yo para contradecir al padre de la criatura. “The light in the dark” es todo sensibilidad y pasión. Un tema que transmite relajación y dota de una paz inusitada, es como flotar en el mar Muerto sin nadie alrededor sólo escuchando el sonido de los pájaros revoloteando alrededor mientras dejas volar la imaginación y te olvidas de las preocupaciones diarias. 

El primer tema que hicieron cuando se dispusieron a preparar este trabajo fue “Covering my tracks”, mucho más hard rockero que el resto y mucho más enérgico donde las guitarras cabalgan como si les persiguiera el diablo y hay trozos en donde me recuerdan a la dama de hierro con sus secuencias y tonalidades. Perfecto para soltarse un poco y evitar el adormecimiento. 

“Somewhere” si tengo que definirlo de alguna manera es que es un tema “coral” y es que me hechizan los coros de todo el trabajo lo bien ejecutados que están y como crean capas que hace que la presentación del “plato” te entre por los ojos y no des tiempo a la vista a lograr su función sino que sientes que tienes que degustarlo con premura. 

Y para rematar los coros “Stars like me” me retrotraen a los años 80 y me invade una sensación de nostalgia que de cuando en cuando nos viene bien para observar de donde venimos y lo que hemos aprendido para poder disfrutar temas como este. Perfecto colofón a un disco que tardaré en quitar de mi reproductor. 

En resumen, un disco que no dejará indiferente a nadie y que merece tener un lugar destacado en vuestras colecciones y que espero tenga el reconocimiento que debe, no solo en nuestro país donde me temo que pasará desapercibido sino más allá de nuestras fronteras donde les auguro unas críticas y unas ventas demoledoras por la calidad que demuestra. Lo habéis logrado, me habéis hecho volver a creer en la música. 

Hightly recommended: 9,3
Redactor: Manuel García